100 días sin mis hijos

Hace tres meses, por razones de fuerza mayor, al enterarme que el papá de mis hijos estaba solicitando la custodia de mis hijos, decidí estar de acuerdo. Jamás me imaginé, sin embargo, que no me los iba a permitir ver. Mañana cumplo cien días sin verlos.

Por qué lo hace? Solo puedo imaginarme que dado que en marzo no lo dejé ver a sus hijos por un par de semanas (para presionarlo a que pagara la pensión alimenticia, lo cual no surtió efecto), ahora supone que es justo que yo no los vea tampoco.

Después de ese episodio, mis hijos quisieron verlo un par de veces, y yo accedí, con la única condición de que se quedara con ellos hasta el final de la cuarentena. Sin embargo, él solo quería estar con ellos unos pocos días, lo cual yo no acepté, ya que en ese momento estábamos, igual que ahora, en época de pandemia, y los niños debían quedarse en casa, como todo el mundo, en vez de estar yendo y viendo los fines de semana, como si no estuviera pasando nada.

Así que decidí dejárselos, así como ceder su custodia (por esa y otras razones), pero jamás pensé que no iba a permitir que los niños ni siquiera me abrieran la puerta para entregarles ropa y otras cosas.

Cuando intenté hacerlo, mi hija de quince años (quien estaba junto con su hermano menor de diez años en el apartamento), le dijo al guardia del condominio que yo no podía pasar, pues si lo hacía, se iba a meter en problemas con su papá.

Eso fue hace ya aproximadamente tres meses, poco después de que se mudaron a casa de su papá.

Estos cien días sin ellos han sido emocionalmente muy duros para mí. Durante el primer mes lloré tanto, que tuve un ataque de pánico. Mi estado emocional ahora es estable, pero se está tambaleando otra vez.

Sin embargo… sigo de pie. No he caído en la tentación de ponerme a comer como loca, ni de tomar, ni de no salir de la cama. He meditado, he hecho ejercicio, he bajado de peso, he estudiado alemán, he hecho Sudoku, he caminado muchísimo, he leído, he escrito, he organizado un club de lectura virtual.

Justo hoy, por fin, di con el título de mi próximo libro, el tercero de la serie Maletas. Se llamará Maletas de Colores, Anécdotas y Poesía para un Año Nocturno.

También he estado buscando trabajo de tiempo completo, pero las opciones que han surgido no han reunido las condiciones mínimas, ni de sueldo, ni de prevención de Covid 19. Así que voy a comenzar un Diplomado de Terapia Narrativa la próxima semana, para que dentro de poco pueda ejercer profesionalmente, ayudando a otras personas que quieran, como yo, sanar sus emociones mediante la escritura. Por eso el nuevo título de este blog es ESCRIBIR PARA SANAR.

Jamás pensé que iba a pasar cien días sin mis hijos, y ahora que ya los he pasado, me sorprendo a mí misma al no haber sucumbido al dolor de su ausencia, ni a la ansiedad de no saber exactamente cómo están. Solo puedo imaginar que me extrañan también.

Hoy, como todos los días, nos pongo en manos de Dios, quien nos ama de manera infinita. Mientras tanto, sigo en contacto con ellos por teléfono, y no me canso de decirles que los amo y que los extraño. Espero que pronto nos volvamos a ver.

12 pensamientos en “100 días sin mis hijos

  1. Mucha fuerza Michelle! No te des por vencida! Recuerda que tus hijos están grandes y sabrán ver y entender todo lo que pasa mucho mas de lo que te imaginas!… mándales cartas, emails, gifs, fotos, vive tu día y hazlos parte de ella. Siempre, todo el tiempo…(así sean chistes, o Quotes) …estilo Harry Potter recibiendo la llamada de Hogwarts… sólo tú seguirás haciendo la diferencia… A los niños les cuesta entender el mundo, porque se echan mucho la culpa de lo que pasa a sí mismos… pero son más pilas e inteligentes de lo que uno se imagina…
    No te enfoques en su respuesta, o en lo que ellos te respondan… porque a veces las emociones se quedan encerradas en el alma…
    Suerte con tu curso!…Me parece una excelente opción y serás una escritora y terapeuta increíble!… Cree mucho en tí! ésta pesadilla pasará …. MIL abrazos hasta el alma. Luli

  2. Hola Michelle, todo mi apoyo en esta dura situación, ten por seguro que al final, siempre hay una luz al final del túnel, y por más oscura que parezca la noche, el sol siempre va a salir. Ten mucha paciencia, continua luchando por estar con tus hijos y no tires la toalla. Siempre recordándote a ti y tus hermanas con mucho cariño!!! Te envío una catarata de fuerzas! Muchos besos

  3. Epa Michelle! Lamento que estén pasando por estas cosas. Pero es positivo que a través de la escritura hayas encontrado una manera de drenar el dolor que tienes. Quiero que sepas que por ahí hay mucha gente que te recuerda con cariño y que te manda, desde todos los rincones del mundo, un poco de buena vibra para que superes esto y logren paz tu y tu familia. Un abrazo grande.

  4. Terrible michelle! me dolio no mas de leerlo. Cuanta fuerza debes tener para seguir adelante. Te admiro!. Si estuviera cerca te invitaria a escalar montanas o a viajar, o a hacer cualquier aventura loca para ayudarte a echar pa’lante. Courage ma belle!, tu mérites le meilleur!

  5. Michelle, siento mucho que estés pasando por esto. Estoy segura de que tus proyectos con la escritura te traerán muchos éxitos y satisfacciones porque lo haces muy bien, escribes muy lindo! Mucha fuerza que las cosas tomarán su cauce tarde o temprano. Mientras tanto, un abrazote muy muy fuerte.

  6. Te quiero y te acompaño prima. Me impresiona que siempre sacas algo positivo de tus experiencias duras. Bea

    Sent from my iPhone

    >

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s