¿Cómo guardas tus bolsas reutilizables?

Con el objetivo de simplificar mi vida, me ha tocado tener un poco más de orden en la casa. Para hacerlo de la mejor manera, busco inspiración en otras personas que son fanáticas de la organización,  y me las copio. Así conseguí el siguiente blog, en donde dan unos tips magníficos para guardar las bolsas reusables ( Modern Parents Messy Kids ):

great tips for neatly storing all my re-usable bags

Por cierto, hay que lavar las bolsas reutilizables para evitar que se llenen de gérmenes. Yo las meto en la lavadora con el resto de la ropa, a menos que hayan sido utilizadas para transportar productos secos (por ejemplo, tengo unas bolsas solo para comprar ropa). En este link puedes encontrar unas buenas recomendaciones para usar las bolsas reutilizables de manera segura, encontrados en el blog Naturalmente mamá .

Para saber más, o para inspirarte, puedes seguir mi board Pinterest, o unirte al grupo  Chao Bolsas Plásticas en  Facebook o Google +.

@chicadelpanda

Los ingredientes tóxicos que no están en la etiqueta

Aluminum Can

“Plastic in fish means that the chemicals from plastic can end up on our dinner tables”

Beth Terry

“Que los peces tengan plástico quiere decir que los químicos del plástico pueden terminar en nuestras mesas de comedor”, dice la autora del libro que estoy leyendo, My plastic free life. En otras palabras, el problema de la contaminación plástica, no es solo que hay “por lo menos 267 diferentes especies conocidas que han sufrido por enredarse o por ingerir desechos plásticos en los océanos, incluyendo aves marinas, tortugas, focas, leones marinos, ballenas y peces”, sino que nuestra propia especie humana está afectada también, pues nosotros ingerimos químicos de los plásticos  todo el tiempo. En el documental Bag it, the Movie. Is your life too plastic?, muestran la presencia de ftalatos y otros químicos en el cuerpo humano, los cuales pueden proceder del pescado que comes, o pueden haber sido liberados del plástico que forra las latas por dentro, los vasos desechables (inclusive los de “papel” tiene plástico por dentro, sobre todo los vasos utilizados para el café y otras bebidas calientes)  y cualquier otro contenedor plástico. La liberación de toxinas es más intensa cuando el empaque es expuesto a grandes temperaturas, como cuando uno deja la botella de agua en el carro y hace calor, o cuando uno mete en el microondas un tupperware (las toxinas en nuestro cuerpo también pueden provenir de otras fuentes, pero en este artículo solo quiero referirme a las que provienen de la comida).

Desde que comencé este blog he leído repetidamente en libros y artículos, que como no sabemos qué químicos tienen los plásticos (entre ellas, Annie Leonard, Beth Terry y Bea Johnson), lo más recomendable (para nuestra salud) es reducir el consumo de plásticos todo lo que se pueda, sobre todo los contenedores de comida o bebida, así como el uso de sartenes de teflón. Sin embargo, hay un plástico con especial mala fama, sobre todo en lo que se refiere a los productos para bebés y  niños pequeños: el PBA (por ser un desestabilizador endocrino en animales).  Cuando esto salió a luz pública, muchas empresas en Estados Unidos reaccionaron sacando estos productos del mercado (biberones o teteros incluidos) , mientras creaban unos nuevos, llamados “BPA Free”. Sin embargo, muchas personas advirtieron (incluyendo las tres autoras que mencioné antes) que esos productos no eran necesariamente mejores que los anteriores. Esta semana salió publicado un estudio en el Washington Post (BPA alternative disrupts normal brain-cell growth)  que dice que estos nuevos productos son también dañinos para la salud.

Otro aspecto que debería hacernos reducir el consumo de plástico en general es el siguiente (según Beth Terry en su libro): “El código SPI (el que identifica al plástico con números)  solo te dice qué polímero es, pero no si hay otros químicos que pudieran haber sido añadidos al polímero. Como mencioné antes, saber de qué tipo de plástico está hecho un producto, no quiere decir que sabemos qué más ha sido añadido al mismo”.  Para saber más: Study Finds 175 Dangerous Chemicals in Food Packaging

¿Queremos plástico dentro de nosotros?  ¿Dentro de nuestros hijos? La cuestión es que ya tenemos, lo que queda es minimizar los efectos del plástico y sus químicos. Mientras no salgan normas que regulen realmente la producción de plásticos, queda de parte de nosotros informarnos y hacer algo al respecto. Aquí te dejo una corta presentación que puede darte algunas ideas.

@chicadelpanda

Una simple taza de café

“De verdad, algunas cosas son difíciles de hacer sin plástico;  hacer una taza de café no lo es”.

Annie Leonard

Soy de las que se sale de su camino para pedir café en una taza de verdad, pero no siempre fue así. La primera vez que vi a alguien que tuviera esa costumbre fue en Caracas, en la pastelería Danubio. Me encontraba con una amiga, y ella tenía el empeño de que el café se sirviera en una taza. A mí me pareció muy interesante; tomar café debería ser como tomar té en Inglaterra, o en Japón, un momento importante en que detenemos el mundo para disfrutar (tomar el café en un vasito, con una tapa que no te deja ni olerlo, va en contra de ese propósito).

Ahora, si lo que quieres es llevarte el café para otro lado, puedes llevar tu propio vaso de acero inoxidable con tapa (lo cual tampoco es complicado); y si eres fan de Starbucks, y se te olvidó llevar tu vaso reusable, puedes pedir que te lo sirvan en un mug o taza grande (yo lo hice muchas veces y nunca tuve problemas).  Aquí en Panamá, mi sitio favorito para tomar café es Athanasiou: siempre me lo sirven rico, y por supuesto, en tazas de verdad.

 index<a

@chicadelpanda

Cómo usar servilletas de tela a diario sin complicarse la vida

servilletas

“Ya no se consiguen servilletas,” me dice mi mamá, quien vive en Caracas, “así que le dije a tu papá: haremos como Michelle, usaremos servilletas de tela”. El asunto es que hace unos cuatro años me cambié de usar servilletas de papel (las compraba en Costco al por mayor y necesitaba media alacena para guardarlas) a usar servilletas de tela, las cuales ocupan menos de media gaveta (o cajón) de la cocina. Ya no gastamos dinero en eso, y además, puedo imaginarme a la cantidad de paquetes de servillletas de papel que hubiera usado mi familia de cuatro personas en cuatro años, y me siento bien, no solo por la disminución de basura generada, sino porque también me imagino a todos los árboles que viven felices sin tener que ser cortados para convertirse en servilletas.

Entonces, ¿Cómo hacer tremendo cambio en la rutina de la casa?

1- Busca tus servilletas de tela, esas que te regaló alguien alguna vez y nunca usaste. Si no tienes, compra una docena, por lo menos (saca la cuenta de cuántas usarías según la cantidad de personas vivan contigo y cuántas veces a la semana lavas ropa). Las mejores que yo haya usado son las de la tienda Ama de Casa de los Palos Grandes en Caracas, pues casi ni se arrugan ni si deterioran con el tiempo. No encontré información sobre esas servilletas en internet, así que tomé una foto a algunas de las mías (ver arriba). Las prefiero unicolores porque así son más fácil de combinar con manteles o con los individuales.

2-Dóblalas y guárdalas en su nueva gaveta en la cocina, para tenerlas a mano.

3-Cuando vayas a servir la mesa (dado que estamos hablando de usarlas a diario), te recomiendo ponerlas en el medio  (en un servilletero, o como más te guste), para que así la persona que necesite usar una, la tome. De esa manera no hace lavarlas todas, como sería en el caso de colocar una en cada puesto.

4-Toma las servilletas usadas y lánzalas olímpicamente a la lavadora. Luego, cuando vayas a lavar la ropa, ya ellas estarán allí, y se lavarán sin que te enteres. Al sacar la ropa de la lavadora, sacarás las servilletas también, y seguirán el mismo destino de la ropa, ya sea colgarlas para que sequen, o meterlas en la secadora, para después doblarlas y colocarlas en su respectiva gaveta. (Aunque creo que no hacen falta los siguientes tips, los doy por si acaso: no mezclar la lavada de servilletas con ropa íntima, y si hay alguien enfermo en la casa, lavar las servilletas aparte).

Respecto a planchar las servilletas de tela: yo casi no plancho (lo cual tiene más que ver con que no me gusta hacerlo, que con ninguna consideración ecológica), así que para mí las servilletas que les mencioné antes han sido salvadoras porque no hace falta plancharlas, y salen sin arrugas de la secadora (aunque he disminuido el uso de la secadora a casi la mitad, aun la utilizo). Pero eso depende de los gustos de cada quien.

Espero que este artículo te sea de utilidad. Ojalá te cambies a las servilletas de tela, yo lo hice y jamás me he arrepentido. ¡Que tengas un gran día!

@chicadelpanda

Por qué muchas niñas y adolescentes abandonan el colegio

1RubyCup2012

Cuando empecé a ver cómo hacía para disminuir la basura que salía de mi casa, lei mucho el blog The Zero Waste Home, el cual tiene magníficas ideas, probadas todas por su autora. Hice algunas, otras no, pero hubo una en particular que me hizo subir un poco las cejas mientras mi programa automático pensaba, eso sí que no.

La autora decía que usaba (en vez de toallas o tampones sanitarios) una “copa” (no sé cómo se traduce al español). La sifrina (snob) dentro de mí, fue más fuerte que mis ganas de mejorar el planeta, así que allí quedó la cosa.

Sin embargo hace poco, alguien muy- muy-muy sifrino me lo recomendó por experiencia propia. Así que me dio curiosidad y vi el video de una de las fundadoras de la compañía Ruby Cup. Me enganchó totalmente, no solo porque me lo vendieron muy bien, sino por la motivación social detrás de la empresa, ya que muchas niñas y adolescentes de pocos recursos tienen que enfrentarse a la escogencia entre estas dos opciones: 1- Dejar de asistir al colegio por no poder pagar toallas sanitarias o tampones, o 2-Depender de “tíos” u otros hombres que les den dinero para comprarlas, y así poder seguir sus estudios. Es una desgarradora realidad, que recuerda la situación de desventaja que todavía viven muchísimas  mujeres en el mundo.

La idea entonces es que las jóvenes no tengan que tomar esa decisión y que la Ruby Cup sea una solución definitiva (ya que puede durar hasta 10 años). Cada vez que se hace la compra de una Ruby Cup, ellas donan una “copa” a una muchacha en África.

Aquí te dejo el video de Verónica D’Souza, una de las fundadoras ¡Espero que te inspire!

Michelle L. Hardy

chicadelpanda.com

Se busca foto selfie con tu bolsa reutilizable

selfie br

¡Feliz Día Internacional libre de bolsas plásticas! Cuando averigué por internet quién estaba haciendo algo al respecto, me topé con la gratísima sorpresa de encontrar a la organización venezolana Tierra Viva y a la cadena de farmacias Botiquería. Ellos han unido fuerzas para concientizarnos a todos, especialmente (con la publicación de un informe sobre lo que se está haciendo a nivel mundial),  a legisladores y demás personas con autoridad en la materia, para que en Venezuela se den más pasos para su reducción y eliminación.

Por otro lado, a partir de este blog, comenzó el año pasado un grupo llamado Chao bolsas plásticas, que tiene miembros tanto en facebook como en Google (si todavía no eres parte del mismo, ¡te esperamos!)  que tiene una foto de cover que tomé de internet, y que me gustaría modificar para hacerla más acorde al grupo. Por eso estoy solicitando una foto tuya,  junto con tu bolsa reutilizable, (¡mientras más original mejor!) para así hacer un collage con ellas.

Sé que probablemente ya has leído hoy muchas noticias terribles, que te hacen pensar ¡cómo es posible! (bueno, a mí me pasa), pero la noticia de las millones de bolsas plásticas con que estamos destruyendo el medio ambiente es un caso especial, pues puedes hacer algo ya- ya mándandome una foto con tu bolsa reutilizable, para así motivar a muchas personas más.  ¡Muchas gracias por adelantado!

 

@chicadelpanda

chicadelpanda.com

Rodeados por ellas

¿Cómo hace una ciudad para prohibir las bolsas plásticas de un solo uso? ¿Cómo lograron convencer a sus legisladores?  Hoy encontré un video que fue parte de la campaña realizada en el área de la Bahía de San Francisco en California:

El Tsunami de bolsas plásticas:

3.8 mil millones de bolsas plásticas son usadas en en el área de la Bahía de San Francisco cada año.

En la bahía ahora hay más de 100 bolsas plásticas por cada foca, pato y pelícano.

¡Lucha en contra de la contaminación plástica! Actúa para eliminar las bolsas plásticas en el área de la bahía de San Francisco y en California en: savesfbay.org/bayvsbag

Las prohibiciones completas -que incluyen  la distribución de las bolsas plásticas en los puntos de venta- son las más efectivas, sin importar la cultura de la gente (de Rwanda hasta San Francisco). Las prohibiciones a medias, que solo prohiben darlas gratis -pero que sí permiten cobrarlas- pueden funcionar, pero también pueden ser un fracaso. En Ciudad de México, por ejemplo, la medida no tuvo efecto (el precio de las bolsas era tan barato que todo siguió igual) mientras que en Irlanda sí hubo una reducción en el consumo.

Yo sueño con un mundo libre de bolsas plásticas de un solo uso. Pero para eso, hay que crear conciencia de la magnitud y la gravedad del problema. Hay que demostrar que es posible vivir sin ellas. ¿Quieres ayudar a otros  compartiendo tus experiencias y tips?  ¿Te gusta publicar información al respecto? ¿O sencillamente quieres saber más? Si es así, te invito a formar parte del grupo Chao bolsas plásticas en Google o en Facebook .

 

@chicadelpanda

chicadelpanda.com

La verdadera historia de lo que comemos

Probablemente hayas oído algo como esto alguna vez “para el 2050 la población habrá crecido y habrá que duplicar la cantidad de comida que producimos. Para ello necesitaremos ingeniería genética, pesticidas avanzados, plaguicidas , y fertilizantes, muchos fertilizantes”.

En el video de Food Myth Busters (Proyecto Mitos Alimentarios) , Anna Lappé dice: “pregúntale a los agricultores, aquellos que realmente saben producir alimentos, y escucharás una historia distinta, una historia desgarradora y a la vez llena de esperanza”.

Aquí te dejo el video para conozcas la verdadera historia:

@chicadelpanda

chicadelpanda.com

Crecer es transformarse

transformarse

¡Hay cosas que parecen tan fáciles! Como dejar de consumir azúcar, por ejemplo. En la práctica, no es tan fácil. Lo mismo pasa con dejar de usar bolsas plásticas.

A veces me imagino que para llegar a tener algún día un planeta vivible, sin contaminación, o con una contaminación que no nos enferme, que nos brinde un nivel de vida en el que todos seamos felices (sí, pues seamos utópicos, hay que inspirarse) hay que dar un montón de pasos como humanidad, para llegar de la A a la Z, atravesando todo el abecedario.

En ese abedecedario de pasos, dejar de usar bolsas plásticas sería la letra B, porque A sería no botar la basura a la calle desde la ventana del auto.  Una campaña de la ciudad de Buenos Aires lo expresa de manera muy tierna: se trata de crecer, así como abandonamos el uso del biberón, abandonamos la casa de nuestros papás, etc, pues llega el día en que abandonamos el uso de bolsas plásticas.

Hoy quisiera compartir con ustedes dos tips que encontré en 365 days of trash. Primero, dejar siempre colgadas  varias bolsas reutilizables en la puerta de la entrada de tu casa (para que no se te olviden antes de salir). Segundo, si no quieres gastar en comprar bolsas reutilizables, haz las tuyas (por ejemplo, con una t-shirt vieja). También les dejo el video para que vean todos los tips.

Crecer es transformarse, no estar cumpliendo años (eso va para mi amiga).

¡Te esperamos en  la comunidad Chao bolsas plásticas en GoogleFacebook !

chicadelpanda.com

@chicadelpanda

Canción para levantarse de la cama

Amanecí afónica así que decidí no hablar por hoy. Esta mañana, en vez, de la tradicional cantaleta de  “que te levantes, que es tarde”, le di un besito a mi hija en la mejilla y luego puse esta canción:

Good morning in the morning! Me levanto de la cama para yo irme a gozar … !

Pronto oí a mi hija diciendo: ¡Ya, mami, ya entendí!

Maravilloso. Qué cantidad de palabras desperdiciadas toda las mañanas. Aparentemente con unas pocas señas hacia los dientes, etc, los engranajes del reloj de la mañana funcionan, sin ninguna necesidad de que mami esté apurando a todo el mundo. A callar pues, por el día de hoy.

Roba Morena es el cantante panameño que se ha puesto las pilas – y que  se lashqdefault ha puesto a mucha gente – para poner a funcionar las Ferias Yo Reciclo en Panamá, las cuales promueven la cultura del reciclaje, mejor dicho, promueven la gozadera del reciclaje, porque la idea es que se asocie la diversión con hacer el bien. Aparte de recibir materiales, siempre tienen otras actividades, como música en vivo, juegos infantiles, adopciones de perros y gatos, donación de sangre, y venta de productos artesanales y ecológicos.

Espero que estas ferias no solo continúen, sino que sigan creciendo, y para ello necesitan la participación y el apoyo de mucha gente. Si te interesa saber más,  aquí te dejo su página: Feria Yo Reciclo – Roba Morena

 

@chicadelpanda

chicadelpanda.com