Crecer es transformarse

transformarse

¡Hay cosas que parecen tan fáciles! Como dejar de consumir azúcar, por ejemplo. En la práctica, no es tan fácil. Lo mismo pasa con dejar de usar bolsas plásticas.

A veces me imagino que para llegar a tener algún día un planeta vivible, sin contaminación, o con una contaminación que no nos enferme, que nos brinde un nivel de vida en el que todos seamos felices (sí, pues seamos utópicos, hay que inspirarse) hay que dar un montón de pasos como humanidad, para llegar de la A a la Z, atravesando todo el abecedario.

En ese abedecedario de pasos, dejar de usar bolsas plásticas sería la letra B, porque A sería no botar la basura a la calle desde la ventana del auto.  Una campaña de la ciudad de Buenos Aires lo expresa de manera muy tierna: se trata de crecer, así como abandonamos el uso del biberón, abandonamos la casa de nuestros papás, etc, pues llega el día en que abandonamos el uso de bolsas plásticas.

Hoy quisiera compartir con ustedes dos tips que encontré en 365 days of trash. Primero, dejar siempre colgadas  varias bolsas reutilizables en la puerta de la entrada de tu casa (para que no se te olviden antes de salir). Segundo, si no quieres gastar en comprar bolsas reutilizables, haz las tuyas (por ejemplo, con una t-shirt vieja). También les dejo el video para que vean todos los tips.

Crecer es transformarse, no estar cumpliendo años (eso va para mi amiga).

¡Te esperamos en  la comunidad Chao bolsas plásticas en GoogleFacebook !

chicadelpanda.com

@chicadelpanda

La fenomenal charla de Isabel Allende sobre el feminismo

sddefault Aquí transcribo una parte de Historias de pasión, la charla de la escritora Isabel Allende en Ted.com:

La gente buena, con sentido común no son personajes interesantes. Solo son buenos exesposos(as).

Una vez, cuando mi hija Paula era veinteañera,  me dijo que el feminismo era anticuado y que yo debería dejarlo. Ese día tuvimos una pelea memorable. ¿El feminismo es anticuado?  Sí, para las mujeres privilegiadas como mi hija, y todas nosotras presentes hoy, pero no para la mayoría de nuestras hermanas en el resto del mundo, quienes todavía son forzadas a casarse prematuramente, a prostituirse, a hacer trabajo forzado. Ellas tienen niños que no quieren o no pueden alimentar. No tienen control sobre sus cuerpos ni sobre sus vidas. No tienen educación ni libertad. Son violadas, golpeadas e incluso asesinadas con impunidad. Para la mayoría de las jóvenes occidentales de hoy, ser llamada feminista es un insulto. El feminismo nunca ha sido sexy, pero les puedo asegurar que nunca me ha detenido para coquetear, y rara vez he sufrido una falta de hombres. El feminismo no ha muerto, ha evolucionado. Si no te gusta el término: ¡Cámbialo!

Publicado por

@chicadelpanda

chicadelpanda.com

Porque ella escoge ver el mundo en colores brillantes

http://indulgy.com/source/cupicedtea.tumblr.com“Porque ella

escoge

ver el

mundo

en colores

brillantes

y fuertes”

Se llama Mariana y no la conozco en persona, sólo por internet (pero es amiga de una gran amiga). Le pedí que me contara su historia para postearla en mi blog, y aquí está:

Me casé para ser feliz con mi príncipe azul, pero la vida me enseñó que eso no existe, que sólo existe el hombre del que me enamoré, y al que amo por aceptarme con todos mis defectos y virtudes.

Al tiempo de mi boda, se me desarrolló un tumor del que tuve que ser operada y fue cuando empezamos a soñar con tener hijos. Luego del 5to invitro (no fue facil) llegó nuestra  preciosa niña, que llenó algo inimaginable.

A sus 6 meses y medio me enteré que estaba embarazada de otro bebé. ¿Cómo iba a ser posible, si los doctores decían que sólo un MILAGRO podía embarazarme a mí? Tuvimos otra niña y con ella descubrimos un sin fin de cosas bellas.

Tiempo después deseamos un tercer bebé, esta vez un varón, y no dio ni tiempo de planificar, porque quedé embarazada.Tuvimos otra niña, mi ANGEL. Todo era perfecto, estábamos en el cielo, lo teníamos todo y no lo sabíamos. Pero mi tumor regresó, y no sólo tuve que operarme esta vez, sino someterme a RADIOTERAPIA, con una bebé de solo 8 meses. Fue muy dificil, no imaginas cuánto.

Para cuando esta fase de mi vida terminó, ya mi bebé pasaba el año, y fue cuando me di cuenta que algo no estaba bien. Aún no caminaba ¿Por qué? Si sus hermanas caminaron de 10 y 11 meses ¿Qué pasaba? Nadie me entendía, parecía una pesadilla, peleaba con mi esposo, la pediatra decía que estaba nerviosa y en fin… No sé cómo, después de ver muchos médicos conocí a alguien que cambiaría mi vida, la DRA CATTINARI. Ella me escuchó y me creyó; al mes supimos que mi bebé tenía ATROFIA MUSCULAR ESPINAL. Ella solo tenia 18 meses.

El dolor nos mataba, la tristeza en ese hogar que una vez fue perfecto, nos ahogaba. Pero pasó algo, nació una FE y una ESPERANZA increíble, y decidimos luchar y permanecer unidos en el dolor, por algo que nos une como familia: el AMOR. Y todos esos sentimientos los superamos, y aunque tenemos mucho dolor en nuestros corazones, vemos a nuestro bebé, sonriendo y enseñándonos que aunque hay cosas que no podemos cambiar, podemos llevarlas de la mejor manera.

La vida me enseñó que frente a enfermedades como el AME, que no puedes cambiar, debes dar las gracias porque te cambian la visión de la vida y te hacen ser luchadoras y guerreras para insertar a tus hijos en una sociedad que no perdona no ser perfecto.

Mariana va a hacer una campaña que recojerá tapitas de plástico en favor de la asociación de Familias de Atrofia Múscular Espinal en Venezuela, y para crear conciencia en la gente de la existencia de esta enfermedad.  O mejor dicho, en sus propias palabras:

Sabes que me faltó decirte que por mi hija decidí recoger tapitas y botellas, para mostrarle al mundo que ella es mi mayor orgullo y que haremos todo por alcanzar una cura.

Mariana va a necesitar mucha ayuda con la recolección de las tapitas, así que si quieres contactarla para darle una mano, aquí está su email mrussom7@yahoo.com. Para más información también puedes visitar la página web para AME en español: FAME – FSMA .org  Su hija menor es la número 4 de este video que sacaron en USA.

6254_120142514449_501_n

Posteado por Michelle Lorena Hardy – Chicadelpanda.com

Link a Familias de Atrofia Múscular Espinal en facebook, hacer click en imagen:

El sueño es ahora (The dream is now)

LAURENE-articleLarge

Si usted creció sin documentos en Estados Unidos, usted no tiene derechos, es considerado “ilegal”.

Los jóvenes que no tienen documentos tampoco tienen libertad de trabajar en sus carreras (con lo que ni siquiera pueden pagar lo que les costó la universidad), y tienen que trabajar como “ilegales” haciendo cualquier cosa.  ¿Por qué no aprueban el Dream Act, por qué los castigan? ¿Qué se supone que tenían que haber hecho? ¿Decirle a los cinco años a sus padres “yo no quiero emigrar, déjenme aquí que yo no quiero ir a Estados Unidos ilegalmente”? ¿O agarrar un avión a los 10 años para devolverse solos a los países de sus padres?

Su patria es Estados Unidos, es donde crecieron, pero no tienen ningún documento que lo certifique. No tienen seguro social, no pueden ni sacarse una licencia de manejar. Muchos ni hablan español (o el idioma de sus padres) y sus lazos sociales se encuentran en Estados Unidos.

Esos son mis pensamientos después de haber visto el documental The Dream is Now (video al final del post) promovido por Laurene Powell Jobs, la viuda de Steve Jobs, para hacer campaña en pro de la aprobación del Dream Act   (NYTimes Steve Job’s widow debuts in philanthropic stage).

¿Qué es el Dream Act? Según Wikipedia:

La Ley Dream1 del inglés: Development, Relief and Education for Alien Minors Act (Ley de fomento para el progreso, alivio y educación para menores extranjeros), también llamado El Dream Act (S.1545) o Acta del Sueño es un proyecto legislativo bipartidista, que se debate en el congreso estadounidense, junto a la Reforma migratoria, que daría un camino hacia la ciudadanía estadounidense a estudiantes indocumentados que hubiesen llegado a Estados Unidos siendo menores de edad.

El caso de la Sra. Powell Jobs me recordó un comentario que he oído unas cuantas veces, en medio de conversaciones que tienen que ver con personas de mucho dinero, que se dedican a organizaciones filantrópicas: “así es muy fácil, así cualquiera”. No, no creo que sea cualquiera, ni que sea fácil. Esa persona podría estar llevando su vida muy feliz sin mirar a los lados, sin mover un dedo; pero decidió actuar y eso es algo digno de reconocimiento, no de minimización. Segundo, ¿No estamos nosotros todo el día diciendo que no tenemos tiempo para nada? Pienso que una persona como la Sra. Powell Jobs no debe tener la agenda vacía, ni que le sobre el tiempo. Así que no creo que sea “fácil” dedicarse a organizaciones filantrópicas, o comprometerse con causas como la del Dream Act. Como dirían en Venezuela, me parece excelente que use sus poderes para el bien.

11991_10151570823989901_502722877_n

Estoy despierta … ahora a decidir si uso mis poderes para el bien o para el mal.

chicadelpanda.com

@chicadelpanda

“Las historias conectan a toda la humanidad” Elif Shafak

elif-shafak_2202023b

“Si quieres destruir algo en esta vida, ya sea acné, una mancha, o el alma humana, todo lo que tienes que hacer es rodearlo de muros gruesos. Se secará dentro. Todos vivimos en una especie de círculo social y cultural. Nacemos en una cierta familia, nación, clase. Pero si no tenemos ninguna conexión con los mundos que están más allá de los que damos por sentado, entonces nosotros también corremos el riesgo de secarnos dentro. Nuestra imaginación puede encogerse, nuestros corazones reducirse y nuestra humanidad marchitarse. Si nos quedamos por mucho dentro de nuestros capullos culturales (nuestros amigos, colegas, familia), si toda la gente en nuestro círculo cercano se parece a nosotros, significa que estamos rodeados por nuestro reflejo en el espejo.

Deberíamos enseñar a los jóvenes -y a nosotros mismos- a expandir nuestros corazones, y escribir sobre lo que podemos sentir. Debemos salir de nuestro ghetto cultural e ir a visitar  al siguiente y luego al siguiente.

Las historias conectan a toda la humanidad, sin importar la identidad política, y ésa es la buena noticia.

Extracto de la charla de Elif Shafak,  The politics of fiction(Ted.com).

Traducido por: Michelle Lorena Hardy –  Chicadelpanda.com

Escoger mis pensamientos cada mañana

pensar

Llevo ya unos años dando pasos para tener una vida más simple y más plena; en donde el tiempo invertido en carpintería sea menor y el invertido en arte sea mayor. En español sencillo: en hacer menos diligencias y rutinas tediosas y más actividades creativas que me hagan sentir que estoy viva. Ha funcionado, y el espacio mental y de tiempo que tengo para escribir este blog, me llena de alegría. Es una varita mágica con la que puedo cambiar mi mal humor a buen humor, mi negativismo en positivismo, mi desesperación en calma. Este espacio de silencio y de introspección es la base del resto del día. Sin él me siento un poco a la deriva. Es curioso, porque he oído comentarios parecidos de atletas que hacen ejercicio a diario o de religiosos respecto a la oración. No creo que sea casualidad.

La parte más mágica de estar sola por un rato es que luego aprecio mucho más mi tiempo de conexión con el mundo. Es como que en vez de tomar cualquier par de antojos que tenga a mano en la mañana por estar apurada, decido tomarme el tiempo de escoger el que más me conviene ese día. Sí, me imagino que esta práctica de escoger mis pensamientos cada mañana se parece al hábito de escoger la ropa. A mucha gente le preocuparía salir vestidos con lo primero que tengan a mano, al tomar algo del closet, medio dormidos,  con la luz apagada. Así mismo me siento yo cuando no he podido escoger mis pensamientos en la mañana por estar apurada o por tener otras cosas urgentes que hacer.

Este espacio de arte, en que escojo y adorno mis pensamientos con palabras, desahoga mis ansias de creatividad. Entonces luego puedo entrar en el mundo de la carpintería diaria, con ilusión, dándome cuenta que éste es también precioso. De hecho, sin esa carpintería jamás lograría salir adelante con mi arte (es decir, la alegría que me da escribir este blog). Entonces me dedico a esa carpintería, no como algo irremediable, sino más bien como si fuera la medicina a mis males del alma. ¿No es la medicina a veces amarga? Pero qué maravilla es luego sentirse bien. Es imposible eliminar todas las rutinas tediosas diarias y llega un momento, después de haberlas reducido todo lo que se puede, que no vale la pena intentar reducirlas más, porque entonces se elimina también el efecto terapéutico que tienen. Es más conveniente entonces aceptarlas con buen humor , y ya.

Por  Michelle Lorena Hardy –   Chicadelpanda.com

“Tocar fondo se convirtió en la base sobre la cual reconstruí mi vida” J. K. Rowling

Para sacarle el jugo a esa naranja que somos, hay que fallar, equivocarse, meter la pata. Quisiera compartir con ustedes unos fragmentos del discurso de graduación que dio J.K. Rowling a los alumnos de Harvard en 2008: The fringe benefits of failure and the power of imagination.

“¿Qué he aprendido en estos 21 años que me separan de mi propia graduación?” Dice Rowling, quien decidió que lo más importante que ha aprendido se refiere tanto al fracaso, como a la imaginación. Sus padres, que habían sido pobres, querían que ella estudiara algo más lucrativo que Literatura Inglesa, así que decidió estudiar Idiomas Modernos (aunque al mismo tiempo se puso a estudiar los clásicos por su cuenta).

“Hay una fecha de expiración después de la cual ya no puedes echarle la culpa a tus padres por llevarte en una mala dirección. El momento en que eres lo suficientemente adulto para tomar el volante, la responsabilidad yace en ti. Aún más, yo no puedo criticar a mis padres por no querer que yo experimentara la pobreza. Escalar de la pobreza por ti mismo es algo de lo que sentirse orgulloso, pero la pobreza misma es romantizada solo por tontos.

Cuando tenía la edad de ustedes a lo que más le temía no era a la pobreza, sino al fracaso. Apenas siete años después de mi graduación, yo había fallado en una escala épica. Mi matrimonio había implosionado, no tenía trabajo, era una madre sola y estaba tan pobre como alguien puede estar en Gran Bretaña sin ser una persona sin casa. Yo era el mayor fracaso que conocía. Yo no les voy a decir que el fracaso es divertido. ¿Por qué hablo de los beneficios del fracaso? Simplemente porque el fracaso significa quitar todo lo que no esencial. Dejé de pretender que era ninguna otra cosa que no fuera solo lo que yo era, y empecé a dedicar toda mi energía a terminar el único trabajo que importaba para mí. Si hubiera tenido éxito en otra cosa, quizás nunca hubiera tenido la determinación de tener éxito en la única arena en la cual creía que realmente pertenecía. Yo fui puesta en libertad, porque mi miedo más grande se había hecho realidad, y yo aún estaba viva. Así que tocar fondo se convirtió en la base sobre la cual reconstruí mi vida. 

A lo mejor ustedes nunca fracasarán en la escala en que yo lo hice, pero algo de fracaso en la vida es inevitable. Es imposible vivir sin fracasar en algo. A menos de que vivas de una manera tan cuidadosa, que sería lo mismo que no hubieras vivido, en cuyo caso, has fracasado por default.

La imaginación no es solo la capacidad de visualizar lo que no es, y por tanto, la base de toda invención o  innovación; es el poder que nos permite ser empáticos con humanos cuyas experiencias nunca hemos compartido.

Aquellos que escogen no ser empáticos, permiten que existan monstruos reales. Si escoges usar tu influencia y status para alzar la voz por aquellos que no tienen voz; si escoges identificarte, no solo con los poderosos, sino con los que no tienen poder; si mantienes la capacidad de imaginarte en la vida de otros que no tienen tus ventajas, entonces no será sólo tu familia orgullosa la que celebre tu existencia, serán miles y millones de personas, cuya realidad tú habrás ayudado a cambiar. No necesitamos magia para cambiar el mundo, llevamos todo el poder que necesitamos dentro de nosotros mismos, si decidimos que estamos listos, si tenemos el poder de imaginar mejor”.  J.K.  Rowling

Traducido por Michelle Lorena Hardy   – Chicadelpanda.com

Link a la charla: The fringe benefits of failure J.K Rowling at Harvard

El edificio tornillo en Ciudad de Panamá

Ésta es una foto desde nuestro apartamento en Panamá en una tarde nublada. Fíjense bien: hay un edificio con una punta, detrás de otro.

Ahora miren lo que es (en un día más claro, por cierto) :

La torre que se ve al fondo de la segunda foto es la del Global Bank y es la que tapa el edificio tornillo desde mi casa. Lo bello está por ahí siempre, aunque a veces cueste encontrarlo y en este caso, es más que bello, es increíble y está entre los edificios más raros del mundo 40 construcciones más raras de todo el mundo.

Muchas veces he pasado por enfrente del edificio tornillo – tanto en taxi como caminando-  y vine a darme cuenta apenas el viernes pasado que precisamente ése era el del tornillo. Lo que sucede es que se levanta como una torre rectangular ordinaria por varios pisos, y luego es que empieza la estructura que lo caracteriza. Es por eso que, si uno no está viendo hacia el cielo, o buscando a propósito el edificio cual turista, se pasa de largo.

Así que hoy aprendí mis primeras lecciones para hacerme experta en descubrir lo bello: buscar con intención, cambiar de ángulo y detenerme.

chicadelpanda.com

Cómo ver la belleza cuando no es obvia

Los venezolanos tienen fama de ser muy trabajadores, y además, no tienen complejo de superioridad, me dijo un  panameño. Eso fue hace varias semanas y ayer, caminando por la parte de atrás de un edificio que tenemos al lado, vi la mitad trasera del cuerpo de una rata entre la basura que usualmente está regada por allí.

Toda la indignación que se puedan imaginar me invadió. Traté de no decir nada, pero no podía. ¿Cómo era posible? Tenía que decírselo a alguien, pensaba mientras caminaba. Entonces le dije a una señora que estaba entrando por el portón, manejando su carro que -por si no sabía- había una rata en la parte de atrás de su edificio. La señora me responde: ¡Qué asco! Y pobrecito Flofy (o el nombre de su perro). Míralo está aquí y señala el asiento de al lado. ¡Allí es donde él va a pasear!

No le respondí, porque sabía que no podría hacerlo civilizadamente. No hablé más del asunto, pero no podía olvidarlo… la rata, la rata … ¡Nunca en mi vida había visto algo así! Pero de repente me di cuenta que era mentira. Hacía muchos años, en mi casa en Caracas, cuando se descubrió por fin qué era el ruido de ¡uuuh uuuh!, que daba la impresión de que hubiera un fantasma, nos dimos cuenta que era un ratón muerto que se había quedado atorado en la parte de atrás de la nevera. Así mismo, recordé  otros encuentros con esos seres, también en mi casa en Caracas, y en los estacionamientos de Walmart, tanto en Miami como en Guadalajara. Aun así, seguía indignada ¡Cómo era posible!

Decidí  oír y ver con atención ¿Qué podía aprender de Panamá? ¿Dónde estaba lo bello?

Dos veces había comido con panameños en sus casas, y en ambas ocasiones habían rezado antes de comer. En una de esas ocasiones, uno de ellos dijo,  con una sonrisa en la cara, como quien cuenta un chiste :

– ¡Vamos a pedir por lo que no tenemos y dar gracias por lo que sí tenemos!

Alguien le respondió, con la misma ligereza:

– Pero si tenemos todo, no nos falta nada.

-¡Sí nos falta! Amor, humildad…

Humildad es precisamente  lo que quiero pedir hoy, para así honrar la imagen que tienen los panameños de los venezolanos. Yo escojo si quiero ver lo bello o lo feo, y tengan por seguro que lo bello, siempre está por ahí. Lo que sucede es que la habilidad de ver la belleza cuando no es obvia, es como cualquier otra habilidad. Hay que dedicarle tiempo y practicar y practicar, si uno quiere hacerse experto.

@chicadelpanda

chicadelpanda.com

Por qué la gente te quiere

Gaby Vargas en TedX Df … a lo mejor ya sabes quién es. ¿Pero sabías que en el colegio fue malísima en los estudios, malísima en los deportes, malísima hasta en los mantelitos que había que entregar el día de las madres? (Si así lo prefieren, vayan directo al link de la charla al final del post y vean la charla de 15 minutos).

Ella cuenta que cuando fue a decirle a su papá que había sido reprobada y que tenía que repetir quinto grado de primaria, él le dijo: ¿Por qué Gaby? Si tú puedes con esto y más. Y además quiero decirte, que en la vida, las calificaciones no importan. Lo que importa es que pongas todo tu corazón en todo lo que hagas. Luego la tomó de los brazos y le dijo: Oye bien lo que te voy a decir y quiero que nunca se te olvide: tú naciste con estrella. Ella dice que se quedó con el enorme compromiso de querer regresarle ese voto de confianza a su papá.

Luego, en su primer día de clases en que iba a repetir, hizo fila con los de quinto, mientras estaba todo su salón  en la fila de sexto que estaba justo al lado. En ese momento me sentí morir… y me acordé de la estrella de palabras que mi papá me había puesto en la frente. A partir de ahí empecé a nacer, empecé a crecer , empecé a sentirme segura de mí misma, a sacar mejores calificaciones y a ganar competencias de natación. Y me di cuenta que con cada logro obtenía la mirada de aprobación de mi papá. Lograr cosas es el camino, pensaba Gaby.

Más tarde en la vida, en sus veintes, casada y con tres hijos, se convierte en una voraz autodidacta, y convierte su carrera en un logro, para así sentirse bien consigo misma, pero sobre todo, para seguir abonando en esa cuenta de débito que tenía con su papá. El éxito parecía ser la respuesta y la solución.

Durante sus veintes, treintas y gran  parte de los cuarentas, se dedicó a tener éxito, por lo que no tenía tiempo ni para voltear a verse a sí misma. Tener la agenda llena servía como un valium para las emociones y la hacía sentirse importante; la adrenalina la hacía sentir viva. Decía: “valgo por lo que hago”. Ese agotamiento que yo tenía lo veía como una forma de sentirme bien, y de corresponder de alguna manera a esa estrella que mi papá me había pronosticado. Qué equivocada estaba. La vida no se tardó en tomarme de los hombros y darme una fuerte sacudida. En poco tiempo, una de sus mejores amigas, y su hermano menor, murieron.

Me di cuenta de por qué la gente te quiere, al ver la cantidad de gente que fue a los funerales y misas de los dos. La gente te quiere, no por lo que hagas, lo que tengas, por lo que logres, por el puesto que tienes, por la importancia que tengas o la cuenta bancaria que tengas. La gente te quiere por cómo la haces sentir. Y yo me preguntaba ¿Cómo he hecho sentir a la gente? El éxito cobró un enorme signo de interrogación. Frente a la muerte ¿De qué sirve esto? 

Yo había descuidado a mis amigas, había descuidado tiempo con mi familia, había descuidado tiempo con mi esposo, con mis hijos, en aras del “éxito”. Y éso ahora de qué servía.

Por último me enfrenté con que el dolor te lleva al sótano 3 de la oscuridad, en donde ahí, en donde más solo y oscuro está, encuentras que hay una puerta de luz. Que al momento de abrirla, encontraba una inexplicable paz y una inexplicable serenidad, y me di cuenta que esa puerta nunca la hubiera encontrado allá arriba. Y ahí me di cuenta que era la primera vez que ME visitaba.

En ese momento me acordé de una metáfora sobre el buda de Tailandia. Hace 50 años un grupo de monjes budistas deciden mover un buda de terracota, porque estaba albergado dentro de un templo de 800 años de antigüedad que amenazaba derruirse y destruir su buda. Cuando fueron a moverlo, vieron que se agrietaba, y lo dejaron allí para que los expertos les dijeran cómo hacerlo bien. Pero uno de los monjes tomó una linterna y a medianoche fue a inspeccionar las grietas, y se dio cuenta que un gran brillo cegador le daba de regreso al alumbrarlo. Se dio cuenta que tenía ante sí un buda de casi dos metros de oro macizo. Pasaron 800 años y nadie se había dado cuenta que dentro de ese buda de terracota había un tesoro de oro macizo. ¿Y cuentas veces no nos puede pasar lo mismo? Nacer, vivir y morir sin darnos cuenta que tenemos ese tesoro por dentro.

Cuando veo las estadísticas de la OMS que nos dicen que 121 millones de personas viven en depresión, pienso que quizás esas personas nunca tuvieron, de niños, alguien que los viera a los ojos, les pusiera una estrella en la frente y les dijera: creo en ti. Porque cuando eso sucede, la estrella empieza a hacer su magia.

Si cada uno de los adultos el día de hoy pusiéramos una estrella en un niño, les aseguro que las estadísticas en el futuro serían completamente diferentes. Te invito a preguntarte: ¿A quién le voy a poner una estrella? Para que la magia comience. Yo me llevo el compromiso de ponerle una estrella a Valentina mi nieta. Y les pregunto, ¿Tú a quién se las vas a poner? Muchas gracias.