Rellené el pote de jabón para lavar platos!

Hace tiempo leí sobre las tiendas en donde se podían rellenar líquidos para limpieza, como champú, jabón, detergente para lavar ropa, detergente para lavar platos, etc, que hay en Alemania, Canadá, o algún otro país desarrollado. Se ven hermosas, modernas y a uno le entran ganas de ir para allá de solo verlas.

Ah, pero vivo en México, eso no existe, ni modo. Eso creía yo, hasta que el otro día, caminando por el pueblito que tengo cerca (que se llama El Pueblito, por cierto) veo que en una tiendita que dice “jarciería”, hay varias botellas de agua, pero rellenadas con líquidos de colores. Me da curiosidad y le pregunto a la señora que qué es eso. Me explica que las rellenan con jabón, detergente, etc…

“De verdad?! Y si le traigo un pote me lo llena?” “Sí, señora” me dice.

Luego, ya en mi casa, busco un pote gigante que había comprado en Costco el año pasado, al que ya casi se le estaba acabando el jabón líquido de la lavar platos. Busco el precio en internet, para saber cuánto me costaría comprarlo de nuevo.

‘269 pesotes, por 3.99 lt de jabón, y este envase es tan extremadamente fuerte, que al botarlo va a quedar para siempre contaminando en la naturaleza (el reciclaje de plástico es menos malo para el ambiente, pero aun contamina). Qué absurdo.

Voy a averiguar en la tiendita de limpieza de Jardines de la Hacienda (similar a la que había visto, pero más cerca). Me llevo este pote por si acaso’.

El local era bien feíto, para decir verdad, pero con la grandísima maravilla de tener unos envases enormes para rellenar contenedores de detergente líquido, detergente para lavar pisos y demás.

Entro y le pregunto al señor:

-Buen día, tiene líquido para lavar trastes?

-Sí.

-Y en cuánto?

-15 pesos el litro. – Casi me atraganto, pero reacciono y le pregunto,

-Y me puede llenar este pote? Aquí dice que es 3.99 litros, casi 4.

-Sí.

Mientras me lo llena le tomo una foto. Luego me cobra … 57$ pesitos!

También tiene detergente para lavar ropa normal y delicada, jabón de lavarse las manos, suavizante, y otros productos de limpieza en general.

La conciencia ambiental será algo nuevo, pero la conciencia económica es bien antigua, y lo bueno de vivir en México, es que es de lo más normal arreglárselas para ahorrarse unos pesos. No será bonita la tienda, pero seguramente es mucho más barata que las hermosas que hay en otros países.

La tiendita en cuestión está en la calle Paseo Hacienda el Jacal, en Jardines de la Hacienda, Querétaro, pero hay negocios similares en muchos sitios. Definitivamente voy a volver, me ahorro dinero, y además disminuyo la basura plástica que generamos en casa.

Somos compradores de basura

http://unconsumption.tumblr.com/tagged/cartons

Estoy buscando ideas sobre qué hacer con los envases de plástico, cartones, etc, que usualmente van a la basura. ¿Se les ha ocurrido que esos envases son propiedad de uno? Pagamos por ellos ¿No? Es bueno que empecemos a considerar, cada vez que vamos a comprar algo, que no sólo estamos comprando ese algo, sino también el envase, el empaque y la bolsa en que viene. Si no usamos el envase, el empaque y la bolsa, y los botamos a la basura, pues estamos comprando basura. Es como absurdo… comprar… basura ..hmmm… eso es lo que hacemos con gran parte de nuestro dinero que tanto trabajo ha costado ganarse: comprar basura… hmmm…

Conseguí una página llamada Unconsumption ¿Qué es eso? Significa  -según palabras de ellos, y traducido  por mí- la emoción de encontrar un nuevo uso a algo que estabas a punto de botar. En otras páginas de internet, se le llama upcycling o sobreciclaje a este proceso.

Un dato práctico de quien les habla: en caso de que las calcomanías o stickers de los envases no salgan con facilidad, con dejarlos sumergidos en agua por un tiempo (usualmente yo los dejo remojando durante la noche) se soluciona el problema. En mi caso, generalmente reúso los envases de plástico transparentes que tienen boca grande para poner cosas sueltas, como juguetes pequeños, por ejemplo.

Aparte de buscarle las cinco patas al gato a cada cosa que compramos, también podemos dejar de comprar basura. Por ejemplo: usar las servilletas de tela que tenemos, en vez de comprar nuevas de papel. Coser el hueco a la media o calcetín, en vez de salir a comprar un par nuevo. Salir de casa con una botella de agua reusable para no comprar basura de plástico en la calle (quise decir, para no comprar una botellita de plástico que uno se toma en dos minutos y se convierte en basura por 500 años). O inscribirse en un curso de algo que siempre quisiste hacer, en vez de sucumbir ante la cosa X que viste en la vitrina y que es tan cuchi, pero que viene envuelta en papel, cartón y plástico y que probablemente usarás cuatro veces en tu vida.

En la página Unconsumption encontrarás muchas ideas más. Espero que te sean útiles y sobretodo, que las disfrutes.

Por Michelle Lorena Hardy –  Chicadelpanda.com:

Ahorro si no compro, no comprando

Hoy es Black Friday en Estados Unidos, lo cual quiere decir que hay unas ofertas increíbles y la gente aprovecha para hacer sus compras de diciembre. Yo pasé un Black Friday en el mall New Jersey Gardens y fue una experiencia inolvidable: como dos horas atrapada en el estacionamiento, luego esa sensación de mareo por el gentío y ese sentimiento de ser un numerito más. Sin embargo, no me acuerdo  si compré algo o no.

Es muy lindo regalar, pero debemos admitir que a uno como que se le alborota ese gen de rebaño en situaciones como ésta, diciéndote: “compra compra, aprovecha, oferta, así ahorras”… ¿Comprando ahorras? Tratemos de desactivar el gen por unos minutos y utilicemos un poco las neuronas: uno ahorra  si NO compra, no comprando.

Por Michelle Lorena Hardy –  Chicadelpanda.com

Navidad, proyectos y plata

Cuando tienes algún proyecto en la cabeza, usualmente necesitas, como mínimo:

1- Tiempo y energía

2- Dinero

Sobre tiempo y energía ya he hablado varias veces en este blog y, aunque aún tengo mucho camino por recorrer de ese lado, en el aspecto del dinero tengo aun más. Entonces, tratando de emparejar ambos caminos, me he puesto a buscar blogs que hablen sobre el asunto de manera SENCILLA, puesto que mi concentración no me da para mucho más estos días. Encontré un blog en inglés  que me gustó mucho,  The Simple Dollar, y para los principiantes como yo, el bloguero tiene sus 14 Simples Reglas de Dinero 14 simple money rules :

1. Gasta menos de lo que ganes.
2. No pienses demasiado tus inversiones.
3. Deja de perder tiempo.
4. Elimina y evita deudas de interés alto.
5. Habla de dinero (y sé honesto).
6. Para de tratar de impresionar a otras personas.
7. Vigila tu progreso (pero hazlo divertido).
8. Cuida tus cosas.
9. Hazlo tú mismo.
10. Planea con anticipación cada vez que gastes.
11. Busca y trabaja en función de tus pasiones.
12.Construye amistades y relaciones personales reales.
13.Mejórate en cada oportunidad que tengas.
14.Da sin condiciones y sin arrepentimiento.

Es decir, son 14 reglas que deberían convertirse en hábitos.. y eso es ¡MUCHÍSIMO! Aunque uno quiere que los cambios sean “pero ya”, la posibilidad de éxito se incrementa si uno cambia sólo un hábito a la vez, y no todos al mismo tiempo (por lo menos así dice Leo Babauta del blog Zenhabits , y a mí me parece razonable). Así que  decidí empezar por la 10, planea con anticipación lo que gastes, ya que me va a ser muy útil en esta época de navidades.

Me llamó la atención que las últimas 4 reglas tienen que ver con mejoramiento personal. ¿Qué tiene esto que ver con la plata? En el caso de la regla 12, él  dice que la moneda universal no es el dólar sino las relaciones personales, y  en el caso de las otras tres reglas, tiene que ver – pienso yo – con crear el mundo individual de cada quien de manera que el manejo del dinero se haga más fácil. Me gustó este enfoque porque cuadra con mi manera de pensar, y sobre todo, con el gran objetivo que tengo, que es simplificarme la existencia.

Por Michelle Lorena Hardy –   Chicadelpanda.com