El peor enemigo de una mujer

He leído recientemente un par de posts en Facebook, en que atacan la frase “la peor enemiga de una mujer es otra mujer”. Aparentemente, es una frase popular aquí en México.

Yo solo la había oído una vez, el año pasado, de parte de un hombre que parecía educado y profesional. Estábamos conversando algo (aunque bordeando esa línea en que ya casi casi íbamos a ponernos a discutir), cuando me sale con esa frase, como para terminar con cualquier duda que pudiera haber habido sobre el tema.

Yo me quedé con la boca abierta, como si hubiera escuchado a alguien decir que el hombre nunca había llegado a la luna, o que la Tierra en realidad era plana.

Me quedé en shock por unos segundos (porque no podía creer tanta estupidez, honestamente), y de repente recordé que tenía que responderle, así que le dije:

“Es decir, que estamos condenadas por siempre. Estamos sentenciadas a no confiar las unas de las otras, mientras que el hombre se queda sentado en su trono, viendo cómo el famoso ‘divide y vencerás’ realmente funciona”.

Jeje, no le respondí exactamente eso, pero me hubiera gustado. Aún no puedo creer que el individuo ni siquiera hubiera sido original con la frase, sino que la estuviera repitiendo como un loro.

¿Realmente necesito explicar que ese cliché es una herencia cultural de esas que hay que desechar, como si te hubieran dado en herencia un mueble de madera lleno de termitas? Creo que no, pero por si acaso: lo que tienes que hacer es desecharlo, sin preguntarte mucho si tu tío abuelo que está en el cielo se va a sentir ofendido. El pobre probablemente ni sabía que el mueble estaba lleno de termitas.

El peor enemigo de una mujer es cualquiera que le haga creer que es menos de lo que es, o que le haga creer que no puede juntar fuerzas con otras mujeres para hacerse más poderosa. Eso es todo lo que hay que saber. Todo la otra “sabiduría” popular machista es solo un montón de muebles con termitas que hay que botar.