“Cada quien debería comprar lo que quiera y ya”

Desde que nos mudamos a Caracas, mis hijos me han repetido varias veces que no les gustan los carteles publicitarios gigantescos (muy capitalistas) que hay por toda la ciudad (dizque socialista). Ayer S, de 5 años, me pregunta que para qué los ponen, y yo le digo que es porque hay mucha gente que quiere que compres cosas, como en la tele cuando te dicen que vayas a comprar un juguete. Entonces me responde: “pues no deberían ponerlos, cada quien debería comprar lo que quiera y ya”. Él no sabe que su afirmación, tan inocente y sencilla tiene una gran profundidad.

El capitalismo quiere que compres cada vez más y el socialismo quiere que compres cada vez menos. El socialismo quiere hacerte creer que serás feliz siendo pobre, mientras que el capitalismo quiere hacerte creer que serás feliz siendo rico. Ambos paradigmas son falacias, pero el socialismo es peor porque te obliga a ser pobre o a tener mentalidad de pobre (que es la manera de pensar cuando hay escasez de algo esencial, como dinero, comida o medicinas). Es por eso que la escasez es un arma de control: porque le quita poder al individuo sobre su propia vida. Todo el poder sobre su bienestar lo tiene el Estado.

El 6 de diciembre voy a votar. Pero si me pusieran una pistola en la cabeza, votaría por el gobierno, pues mi sobrevivencia, y sobre todo la de mis hijos, están primero. Esa realidad  duele, da rabia, pero es la situación de muchos venezolanos, quienes  votan por el chavismo porque de no hacerlo, su sobrevivencia, o la de sus seres queridos, estaría comprometida. Muchos venezolanos, aunque quieran votar por la oposición, sencillamente, no pueden. Es por eso que, como dicen los americanos, “el juego no está ganado hasta que termina” y no debería darse por sentado que la oposición vaya a ganar  las próximas elecciones legislativas. El miedo y la necesidad podrían cambiar el final del juego.

Anuncios

La humillación de ser mujer en Venezuela

a poceta

Ayer leí en Facebook este post:

Hace un par de días en el Farmatodo de Los Palos Grandes, una niña de 13 años hacía su cola para comprar toallas sanitarias. Cuando le toca pagar, la cajera le dice que no puede comprarlas. La razón? Es menor de edad. La niña insiste en que las necesita y la cajera también insiste en la imposibilidad de adquirirlas. Luego de un par de minutos la niña se arma de valor, se sube el suéter y le muestra el pantalón ensangrentado en la entrepierna y le ruega se las venda. La indignación y protesta del resto de los clientes hace que finalmente la cajera se las venda. La niña abandona el Farmamierda, humillada entre lágrimas.

Es humillante incluso escribir este post, porque la menstruación de una mujer es lo más íntimo de uno, pero alguien tiene q levantar la voz (sé que es particularmente desagradable para los hombres este asunto; pero si es “desagradable” para los hombres, es mil veces peor las mujeres: es HUMILLANTE. Respecto al caso en q una niña de trece años tuvo q enseñar su entrepierna ensangrentada para q le vendieran unas toallas sanitarias (porq los menores de edad no pueden comprar productos regulados en Venezuela): lo peor es que yo estoy sorprendida de q había toallas sanitarias en esa farmacia. Desde que llegué a Caracas hace dos meses y medio, yo personalmente solo he visto una vez toallas sanitarias. Esa vez , apenas me di cuenta, hice una cola de unas cinco personas, y cuando llegué a donde estaba el tipo repartiéndolas, ya la última se la habían dado a la persona antes de mí. Yo tengo toallas sanitarias porq aun me quedan de las q traje de Panamá y porq otras personas me las han conseguido (familiares o bachaqueros, o “contactos” … piensen en lo terrible q esto: hace falta tener contactos o caridad de familiares o amigos para tener unas toallas sanitarias tipo regular, que además, no le sirven a las personas de flujo abundante -como yo- …y los tampones simplemente no existen) Cuando oigo decir “hay que adaptarse a lo que hay”, yo quisiera saber cómo se adapta cualquier mujer, niña o adolescente a no tener toallas sanitarias. Yo quisiera saber qué están haciendo las niñas y adolescentes q no tienen contactos ; dejan de ir al colegio? Qué hace una mujer trabajadora? Deja de ir al trabajo? Qué hace una mamá con una , dos, tres o más hijas q ya se desarrollaron?

Publiqué lo anterior en Facebook y una amiga respondió a mi pregunta: Tienes razón en todo lo que dices, y a pesar de que lo estás viviendo hace relativamente poco, te voy a contar mi experiencia al respecto…. Antes de irme de Venezuela hace ya tal vez unos 3 años tuvimos crisis de escasez de toallas sanitarias y me di cuenta en ese momento porque al igual que tu siempre tenía reserva de los viajes, y digo me di cuenta porque cuando comencé a indagar me di cuenta de que no era la primera crisis de escasez, para mi pesar descubrí que la situación llevaba tiempo, fue entonces cuando decidí preguntarle a la gente de limpieza de la oficina en la cual trabajaba para entonces y a la secretaria que eran de recursos más restringidos como hacían con esa situación, pues porque uno puede dejar de comer cosas con repercusiones en la salud claro, pero es que no podemos dejar de ser mujeres todos los meses de nuestras vidas… y fue entonces cuando comencé a entender porque Venezuela está como está y porque yo era parte de una minoría que nunca iba a llegar a ser mayoría… y ahí va respuesta de dicho personal de la oficina en un tono súper relajado y más bien de como si yo estuviera haciendo una pregunta idiota… “pues obvio… nos reportamos enfermas al trabajo y nos quedamos en la pocera todo el día… por el tiempo que le dure a cada quien”…. así que si piensas que lo habías oído y visto todo te dejo mi cuento, por lo cual, aunque lo lamente mucho, no me extraña el tuyo… Saludos.

Policía Nacional Bolivariana mata joven Scout de 14 años – Venezuela

“Pero ¿Se siente la inseguridad en Venezuela? ¿Es decir, eso afecta la vida de quienes viven allí? Porque aunque se vea mucha inseguridad en los noticieros, no necesariamente afecta el día a día”. Algo así me comentaba una amiga, quien no es venezolana, pero que sí es de otro país latinoamericano (el cual también aparece bastante en las noticias, debido al tema de inseguridad). Me decía que a pesar de todo lo que sucedía en su país, la gente seguía viviendo con normalidad.

Voy a plasmar aquí lo que han dicho mis amigos y conocidos en Facebook, entre el 24 y 25 de febrero de 2015. No les he pedido permiso para hacerlo, pero sé que quieren que su voz se oiga.

El pasado 24F fue asesinado otro joven scout en Venezuela. Esta vez no fue a manos de la delincuencia ante la cual el Gobierno Nacional no ha sido capaz de imponer autoridad ni control, sino de manos de un oficial de la Policía Nacional Bolivariana, quien disparó a la cabeza de Kliuvert Roa, estudiante de solo 14 años, desarmado.

Estudiante de 2do año de bachillerato con solo 14 años es asesinado en Tachira. Mi cachorro mayor tiene 13…

Saben los que apoyan al chavismo que el gobierno de Maduro aprobó el uso de armas mortales en protestas?
Usualmente, estando lejos, Venezuela se me parece a la tristeza. Pero esa tristeza es muchas veces intangible. Hoy la tristeza que me significa Venezuela tiene nombres y apellidos, tiene sangre, tiene niños muertos en manos de un régimen desgraciado. En manos de un gobierno asesino.
Viendo fotos de hoy 24F en San Cristobal donde mataron a un estudiante de un tiro en la cabeza… Cual es el limite de aguante de la gente en Venezuela?
Hoy es un día de luto y tristeza para otra familia Venezolana. Familias quebradas, rotas e incompletas; unas por que los hijos se les van del país y otras por que se los matan… he allí ‘el legado.

Lili Pazos Longart 

 This is Venezuela. 7 students killed, in one week. Last one was 14 yo. That is How the Military are prepared to handle civilian protests… Hay presidentes/países que no recuerdan…
This is the new Law where the military, against the constitution, could handle civilian protests with weapons. International treaties signed in the past? Who cares?
He was 14. The other 6 no more than 22 years old.
Rafael PinedoAquí, sintiendo la tristeza y el dolor que tantos otros a los que les duele Venezuela también sienten por el maltrato -y el asesinato- de jóvenes que protestan, que opinan, o que simplemente se hacen presentes para dar a conocer su descontento con lo que sucede a su alrededor… Por la privación de libertad de quienes asumen un liderazgo alternativo… Triste y dolido por tanto carajazo que ha llevado mi país y una porción tan grande de su gente a manos de quienes a coñazos quieren imponer su manera de ver las cosas… Coño pana, hasta cuándo…??!!

Para los “come flores” que piesan que El Cambio es por la via del voto….
RESTEN el voto DE ESTE MARTIR JOVEN que DIO SU VIDA por un triste pais donde lo que importa es CONTAR BILLETES Y NO VOTOS.

La Foto: Joven con sangre en el pecho de Kluiverth Roa se arrodilla frente a la PNB y les grita “Mántenme también”

Enlace permanente de imagen incrustada

14… apenas 14… toda la sangre de nuestro país derramada en un cuerpo de 14 años… ya es como mucho no?

Otro chamito… Si mataran a las plagas que ya no tienen salvación, pero chamitos estudiantes… A estos tipos les tiene que caer las 7 plagas con la maldición de Tutankamon todas juntas para que paguen.
Links posteados en Facebook por mis contactos:

Reajustando metas

Cerros Cedro,  Camino del Mono Tití, Parque Metropolitano, Ciudad de Panamá

Cerro Cedro, Camino del Mono Tití, Parque Metropolitano, Ciudad de Panamá

“Cuando era adolescente, me imaginaba a mí misma, en el futuro, subiendo montañas”, le dije una vez a una amiga que acababa de regresar de una expedición en el norte de México. “Pero aun puedes”, me respondió y yo le sonreí. “Quién sabe, a lo mejor sí, a lo mejor no”.

Desde los ocho hasta los dieciocho años fui Guía Scout, y luego formé parte de un club excursionista por un tiempo cuando estaba en la universidad. Entre muchas excursiones, las más demandantes fueron a La Silla, al Hotel Humboldt y al Pico Naiguatá en el entonces Parque Nacional el Ávila (Caracas), así como haber subido el Pico Humboldt (Mérida, Venezuela) dos veces (solo hasta Laguna Verde). La primera vez que subí el Humboldt, nuestros guías eran dos aventureros profesionales, para quienes hacer dicha excursión era como subir a Sabas Nieves (un sitio popular en el Ávila, que se sube después de unos exigentes treinta minutos, si estás en buena forma). Uno de ellos era oficialmente fotógrafo, mientras que el otro era aventurero/ guía/ escritor. Este último una vez nos contó que se había ido a trabajar en un buque  salmonero en Alaska.

Me acordé de él, pues hace poco terminé de leer el libro Into the Wild basado en una historia de la vida real (se podría traducir como Hacia la Naturaleza Salvaje), en la que un joven de 23 años,  Chris Mc Candles, muere en pleno corazón de la naturaleza en Alaska, a mediados de los noventa, después de haber vivido allí, completamente solo, por varios meses. El muchacho venía de una familia muy acomodada, y luego de haberse graduado de una de las universidades más prestigiosas de su país, decidió donar el dinero que tenía y desaparecer por dos años mientras viajaba como vagabundo por Estados Unidos y México. Su historia es muy interesante, y mientras yo leía el libro, pude revisitar imágenes de la película del mismo nombre, así como disfrutar de nuevo, en mis pensamientos, el soundtrack del vocalista de Pearl Jam, Eddie Vedder.

Sin embargo, hay una gran diferencia entre la película y el libro. En la película se hace énfasis en la rebeldía del muchacho en contra de sus padres, quienes se preocupan por mantener una imagen de perfección que no coincidía con la realidad. En el libro, sin embargo, el autor (el periodista y escritor John Krakauer) hace énfasis en el carácter aventurero del muchacho, quien seguía una pasión interna, una necesidad de hacer lo que tenía que hacer, sin importar las consecuencias. El autor explica que para él fue también un imperativo contar la historia de Mc Candles en un libro (ya había realizado un exitoso reportaje) pues él se sentía identificado con el joven. En su libro cuenta, no solo la historia de Mc Candles, sino también la historia de otros aventureros que tuvieron con destinos trágicos similares. También relata su propia gran aventura en Alaska (siendo él mucho más joven) cuando se fue solo a escalar, por semanas, a una montaña solitaria, llena de cascadas congeladas y glaciares con precipicios. Toda la expedición fue espeluznante, pero jamás olvidaré las astas de cortina que anudó en cruz,  para luego amarrarlas a él mismo, arrastrándolas por la nieve, como precaución si pisaba un glaciar débil que pudiera tener un precipicio abajo (el quedaría colgado de ellas). El hecho de que Mc Candles hubiera muerto y él no, dice Krakauer, era pura suerte (él también, como mi guía aventurero, había viajado en un buque salmonero en Alaska, en donde trabajó para pagar el viaje).

¿Por qué hay que gente arriesga su vida? ¿Por qué sienten que tienen que llegar a la cima de una montaña? ¿Es irresponsabilidad, es pasión, o las dos cosas? ¿Es una cuestión de la juventud?

No sé si algún día suba montañas como lo hice hace años (por cierto, hablo de “subir” caminando, o hiking, nunca llegué a escalar, no soy tan valiente) pero no me siento frustrada (aunque cuando hice el comentario con el que empecé, hace ya unos siete años, sí lo estaba), pues ya he aceptado que no se puede hacer todo en la vida. He cambiado el sueño de grandes montañas por  excursiones cortas a las que he podido ir con mi familia, como la Quebrada Quintero en el Ávila en Caracas, el Cerro San Cristóbal en Chile, o el Cerro Cedro (Parque Metropolitano) en Ciudad de Panamá. En ellos he compartido con mi familia, no solo la alegría de caminar por un sendero natural, sino la vista que se aprecia desde lo alto y la satisfacción de haber llegado a una meta.

Sin embargo, me emociona mucho cuando veo en Facebook que alguien de mis conocidos o amigos ha coronado una montaña, o ha logrado hacer una gran excursión con la que soñaba. Me gustaría que supieran que me transportan dentro de sus fotos hasta los maravillosos paisajes en donde estuvieron y que desde detrás de esta pantalla les estoy aplaudiendo ¡Bravo!

@chicadelpanda

El verdadero despertar de Venezuela

En los chavistas:

¿Sabías que en la oposición también hay gente buena?

¿Y qué tal si nos juntamos?

En la oposición:

¿Sabías que entre los chavistas también hay gente buena?

¿Y qué tal si nos juntamos?

@chicadelpanda

chicadelpanda.com

 

El Venemundo de Biff

Sé que somos millones los venezolanos que estamos presenciando este revoltijo de noticias sin sentido: el presidente que ordena saquear, la delincuencia como estilo de vida, saqueos y más saqueos, el culto a las tetas y  un Miss Universo estúpido que se vuelve a ganar, la declaración del inicio de la Navidad a principios de noviembre,  la gente armada por todas partes y los motorizados que imponen su ley, mujeres cayéndose a golpes por un kilo de harina, colas de cuatro horas para comprar un pollo …

Yo no puedo explicar lo que sienten todos esos venezolanos, pero sí puedo explicar lo que siento yo. Es como si estuviera viendo la segunda película de Volver al futuro, y que la Venezuela que veo es tan diferente a mi Venezuela, que es como si alguien se hubiera metido en la máquina del tiempo, y ahora lo único que existe, es el mundo de Biff. Solo que en vez de apuestas y casino, hay petrodólares, drogas, corrupción  y dólares paralelos, y en vez de un museo, está el Día de la Lealtad a Chávez, en vez del hotel Pleasure Paradise está el Viceministerio para la Suprema Felicidad del pueblo y  en vez de Biff diciendo  “God Bless America”,  está Maduro diciendo “Tenemos patria”.

@chicadelpanda

chicadelpanda.com

Venezolanos ingeniosos en un sitio inesperado (Ted.com)

id55543a

Comienzo a ver  Ted.com, cuando me doy cuenta que el primer caso que presentan en la charla Ingenious homes in unexpected places (Iwan Baan)  , Hogares ingeniosos en sitios inesperados, es la Torre David en Caracas, Venezuela. Todavía no está traducida al español, así que voy a transcribir aquí lo que me llamó más la atención:

En Caracas, Venezuela, un 70% de la población vive en barrios pobres (barracas o favelas) que se extienden por casi todas las montañas. La Torre David tiene 45 pisos y se ubica en pleno centro de la ciudad. El edificio estuvo en construcción hasta el colapso de la economía venezolana. Hace ocho años la gente empezó a mudarse a la torre abandonada y a comenzar a construir hogares entre las columnas de la torre sin terminar. Solo hay una pequeña entrada para sus 3000 habitantes. En el lobby pintaron algunas paredes y construyeron una cancha de basket. Se pueden ver los huecos por donde hubiera estado un elevador.

Dentro de la torre han llegado a todo tipo de soluciones. Típicamente hacen lo mejor que pueden y tratan de hacer que el espacio se vea tan hogareño como sea posible. En la torre hay barberos, pequeñas fábricas y cada piso tiene su propio minisuper (abasto) ; incluso encontré un gimnasio y una iglesia. 

El video continúa con otras comunidades en el mundo: una que vive sobre el agua, otra sobre basura, otra bajo tierra. La presentación fotográfica es muy interesante y el punto positivo es resaltar el ingenio y la creatividad de la gente, a pesar de las condiciones difíciles. Pienso que ver el gran mundo allá afuera hace que veamos nuestro pequeño mundo – ese con el que tenemos contacto todos los días-  de otra manera. Eso es precisamente lo que logra esta charla. Espero que les guste.

@chicadelpanda

chicadelpanda.com