Ni una menos

Estoy escribiendo a las 4:40 am, llevo despierta desde las 3:15 am. A los pocos segundos de despertarme, oigo gritos que vienen de una casa vecina. Oigo la voz de dos mujeres, luego la de un hombre. Recuerdo que había anotado el número de denuncia anónima que nos dio el municipio de Corregidora en una charla en el colegio de mis hijos (089). Oigo un bebé llorando, pero no mucho. Se calla.

Llamo? No llamo? Aquí las matan Michelle. Los feminicidios no son solo en México, pero es aquí que me he dado cuenta de la gravedad de la situación, debido a las diversas campañas que hay contra la violencia de la mujer, así como del resurgimiento del movimiento feminista.

Llamo al 089 y me dicen que debo llamar al 911. Lo hago y a los pocos minutos llega una patrulla de policía. Me asomo a la ventana y veo que se estacionan a unas cinco casas más allá de la mía. Oigo la voz de una muchacha joven que llora y llora. Más o menos capto algunas frases de lo que dice: “yo solo pido… al papá de mi hijo a veces se le va de las manos… mi bebé, mi bebé… solo pido que… me dejó afuera, me dejó afuera”. La muchacha está emocionalmente devastada. Aparentemente el individuo ya se había ido cuando llegó la policía. De repente se hace silencio, y aprovecho a ir al baño. Cuando vuelvo a asomarme por la ventana me doy cuenta de que no era una patrulla, sino tres, y que están saliendo del condominio. Van dos primero, las sigue un carro normal (donde me imagino está la muchacha) y detrás está la tercera patrulla.

Cuando llamé al 911 solo me preguntaron mi nombre (no mi apellido) y mi teléfono, más nada. Estoy con lágrimas en los ojos, pero sé que hice lo correcto.

Roma y mi rabia

Vi la película Roma y es casi indiscutible que sea una obra de arte. Mi única crítica se refiere al desenlace, al cual le faltó verosimilitud. Ese final feliz no concuerda con la realidad de que la señora de la casa, al divorciarse, no tenía un empleo tan bueno como para mantener a ocho personas (ella, la mamá, cuatro niños y dos muchachas de servicio).

Dicen que las obras de arte deben generar emociones, sentimientos, o como mínimo, ponerte a pensar. Si medimos con esa vara a Roma, entonces es excelente, porque cuando terminó la película, yo estaba llena de rabia.

Rabia por cómo el señor de la casa le gritó a Cleo, por no limpiar la caca del perro; rabia por cómo la señora la trataba mal a veces, exagerando cualquier cosa que Cleo hubiera hecho o dejado de hacer; rabia porque la compañera de Cleo no le dijo qué tipo de persona era el primo de ella; rabia por el mismo primo que despreció a Cleo, solo por estar embarazada del bebé de él; rabia por cómo la mamá de los niños dejó a Cleo encargada de ellos en la playa, aun sabiendo que ella no sabía nadar… la lista sigue.

Creo que nunca me había dado tanta rabia una película. Me imagino que es por que tocó una zona muy sensible de mi alma, porque yo, al igual que tantos otros latinoamericanos, he sido parte de esa sociedad en que las Cleos son invisibles. Eso es lo que más rabia me dio; que Cleo, aunque era la protagonista de la película, al final, seguía siendo invisible.

Ojalá Roma gane muchos Óscares, pero sobretodo, ojalá la vea mucha gente. Con Roma, no solo se pone el foco de atención en quien nunca lo ha tenido, sino que te revuelve los sentimientos, como para asegurarse de que aunque nunca la vuelvas a ver, jamás la puedas olvidar. Aunque te quieras tapar los ojos, allí estará siempre Cleo, y no la vas a poder borrar.

Orphan Black, una serie femenina y violenta

Resultado de imagen para orphan black

Rachel, Alyson, Sarah, Cosima y Helena (en la imagen, de izquierda a derecha) son los personajes principales de la serie Orphan Black, en la que Sarah es la heroína estereotípica, huérfana y rebelde, que todos conocemos, pero que además tiene la originalidad de ser madre soltera. Por qué se parecen tanto entre sí? Porque son clones.

Haciendo todos estos roles y muchos más, se encuentra Tatiana Maslani, una canadiense que me ha dejado casi en shock con la calidad de todas sus actuaciones. Ella no solo hace que cada personaje hable, se mueva y se exprese diferente, sino que es muy frecuente que un personaje se haga pasar por otro. La complicidad que esto crea con la audiencia es fenomenal, a uno le provoca gritar a la pantalla, “pero cómo no ves que no es Alyson, es obvio que no es … sí, es cierto, hasta cambió el acento y la manera de moverse, pero no es!”

423 best images about Orphan Black...YUP! I'm obsessed! on Pinterest | Seasons, Actresses and Orphan

Una de las genialidades de esta serie es que te muestra cómo una persona tiene la capacidad de transformarse físicamente (particularmente las mujeres), por un lado, y por otro, que son tantas los personajes femeninos que aparecen, que uno no puede dejar de identificarse auque sea un poco con varios de ellos.

Cosima, buscando intelectualizar las situaciones, me recuerda a mi misma, pero también soy un poco Alyson, metida en el mundo de de sus hijos, y por supuesto, me gustaría ser tan valiente como Sarah. Me imagino que los productores hicieron bien su trabajo, no es extraño que los personajes con los que me identifico más, sean también los principales.

Al principio también añadí Rachel entre los clones importantes porque es la gran villana de la serie. Al principio uno la odia a morir, pero al final de la serie ya no tanto.

Helena, la psicópata asesina entrenada, es el personaje más extremo y controversial, y por lo tanto, el más interesante. En uno de los capítulos unos mafiosos amenazan con matar a los hijos de Alyson, y ella reacciona con una frase que se hizo famosa en internet: “You should not threaten babies” (No deberías amenazar a los bebés) con su fuerte acento ucraniano. Poco después los pobres mafiosos no la vivieron para contarlo. Sin ella, Orphan Black no sería lo mismo.

Esta serie es ciencia ficción, drama, acción y comedia, pero yo diría que sobretodo, es un programa femenino, pues los personajes más interesantes son todos mujeres (excepto, Felix, el hermano de Sarah, quien es divertidísimo y también aporta mucho).

Un programa muy femenino y al mismo tiempo, con mucha violencia… extraño, no? Sí, lo es, y la combinación resultó excelente.

La serie también nos devuelve a las preguntas trilladas, pero erróneamente formuladas: Es la ciencia buena o mala? Son las armas buenas o malas? Este … – ojos que miran hacia arriba a la derecha y a la izquierda rápidamente- … pues “buenos” y “malos” son los humanos que son los que deciden qué hacer con ellas … #HeDicho!

(Spoilers alert con la escena de más abajo!!)

Orphan Black está disponible en Netflix.

Que tengas un gran día!