La llegada de la gata

A mi hija mayor cuando tenía 2 años (llevábamos poco tiempo de vivir en Guadalajara, México).

Últimamente dices cosas muy mexicanas como “no es cierto”, que nos parecen divertidísimas. Además  le hablas de “disculpe” y “venga” a la vecinita que tiene un año, es comiquísimo.  Te sabes algunas palabras  de la poesía Margarita de Rubén Darío (que te encanta) y eres fanática del canal Discovery Kids.

Tu papi se derrite cada vez que dices “gracias papi” “hola papi”, etc. Tu ita vino a pasarse dos semanas aquí con nosotros -pero especialmente  para estar contigo- y te enseñó muchas cosas en español, como  la poesía del pato.

Todavía no duermes toda la noche, pero yo creo que la situación está mejorando porque los tres  estamos teniendo  días más rutinarios. Te quiero muchísimo y si todo va bien, próximamente, adoptaremos un gato.

El sábado pasado fuimos a adoptar a Trufa, nuestra gatita de cuatro semanas. Es muy linda, negrita con el pecho y las patas blancas. Papi está feliz, yo también, pero sobretodo lo estás  tú, que te encanta jugar con ella todo el día. Aunque creo que estás un poco celosa, porque ahora tienes el mamitis a millón, vienes y me abrazas y me besas de la nada, y quieres que  te cargue y que te preste  mucha atención. Pero todo para bien, es bueno que veas que mami puede compartir su amor.

@chicadelpanda

chicadelpanda.com

A los niños no les interesa el presupuesto de la diversión

Vivimos en Guadalajara,México,  más o menos desde que mi hija tenía 2 años hasta que tenía unos 4 y medio, y la anécdota que ella más se recuerda de esa época, que a cada rato cuenta (una vez cada 3 meses por lo menos) es aquélla en que le puse su traje de baño y lavamos el carro (auto) con la manguera y unos baldes. Se emociona toda, se muere de la risa y me dice “¿Mami y te acuerdas que me puse el traje de baño y me echaste agua con la manguera?”   Y vengo yo y le digo: “Sí mi vida, buenísimo ¿Y te acuerdas de Cancún?” Me mira extrañada y me responde: “No”.

Así que no se estresen si no pueden darles las vacaciones del siglo. Los momentos memorables están allí, bajo nuestras narices, esperando ser descubiertos.

@chicadelpanda

chicadelpanda.com

Lisbeth Salander y el tráfico humano

Anoche terminé de leer el segundo libro de la Trilogía Millenium del sueco Stieg Larsson (1954 – 2004).

El espacio de tiempo entre la noche del martes y el miércoles, es el que tengo para recuperarme del susto, encender el carro y salir  volando a la biblioteca a sacar el tercero, y último libro. Espero llegar a tiempo ; )

Esta trilogía es ficción, pero no es fantasía. La protagonista es joven, pero esto no es la serie Crepúsculo, ni Harry Potter.  Los temas son duros, y me recuerda un poco a The Silence of the Lambs.

Me pregunto si habrá alguna relación entre que el human trafficking sea un tema sonado en las noticias (en CNN internacional, por lo menos), con el  best selling de esta trilogía. Quién sabe. En mi caso, me ha abierto los ojos.

Recuerdo lo descarado de la industria de la prostitución en Guadalajara,México, con el famoso Men’s Club en medio de la ciudad, casi como si fuera un parque de atracciones. Me pregunto cuántas de esas mujeres del Este de Europa (o del mismo México, o de donde sea) no habrán sido traficadas y  siguen esclavizadas en plena luz del día, como si fuera algo normal. Lo mismo pasa en otras ciudades, lo que pasa es que en Guadalajara las “teiboleras” eran un tema del que se hablaba abiertamente cuando yo vivía allí, mientras acababas de terminar de hablar de las clases de natación de los hijos y antes de hablar de la falda que te compraste ayer.

El título de este post es el nombre de la protagonista de la novela. Pocas veces se encuentra uno con personajes tan interesantes, tan bien logrados. Sin ella,  Millenium sería otro best seller más.  La foto de arriba corresponde al personaje en la primera película, que vi justo después de leer el libro. La película es buena,  pero es imposible saborear el libro con ella, sobre todo porque cambian bastante la trama.

Por Michelle Lorena Hardy –  Chicadelpanda.com

“¡Vida, estamos en paz!” un regalo de Amado nervo

 En una de esas maravillosas ocasiones en que asistí a la Feria Internacional del Libro en Guadalajara, FIL, tuve una experiencia inolvidable. Estaba yo en un foro de no sé qué, cuando el presentador empezó a  leer un poema… y TODOS  los asistentes (menos yo) lo recitaron de memoria cual si fuera el Padrenuestro. ¡¿Quién era ese autor que despertaba esas pasiones?!

Amado Nervo.

Y no supe cuál era el fulano poema hasta hace poco que me decidí buscarlo en internet. Se llama En paz y éste es el final del mismo:

Amé, fui amado, el sol acarició mi faz.
¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!

Ese recuerdo, y la sabiduría de estas palabras, son un regalo que recibí, no solo del poeta, sino del noble pueblo mexicano…  y aquí arriba les anexo una foto que refleja, para mí, lo que es amar y ser amado.

Por Michelle Lorena Hardy – Chicadelpanda.com

Soy otra fiebrúa de Crepúsculo

El año pasado alquilé la película Crepúsculo (Twilight) por pura curiosidad de saber por qué decían que era la nueva Harry Potter, pero para un público un poco más grande, digamos, de unos 18 años. De verdad que no me esperaba nada que me sorprendiera.
Entonces oigo a Bella pensando : “… in the State of Washington, under a constant cover of clouds and rain, there´s a small town named Forks… I miss Phoenix. I miss the heat…” y a mí me sonaba “… in the country of Chile, under a constant cover of clouds and smog, there´s a city named Santiago… I miss Guadalajara. I miss the heat… “ y de repente me transformé en Bella hasta el final de la película. Luego volví a verla y luego otra vez, y luego la volví a alquilar. Mil preguntas me acechaban y las respuestas tenían que estar en el libro. Así que lo saqué de la biblioteca. Luego, por supuesto, el segundo, el tercero y luego el cuarto. Terminé comprando la película, y la he visto como 20 veces. Sin embargo, cometí un error, los primeros tres libros los leí en español, pues eran los que tenía la biblioteca. Si pueden leerlos en inglés, háganlo, pues la traducción es terrible. En realidad, es terrible para alguien que no sea español o no viva en España, pues la autora utiliza muchos idioms y slangs que no se pueden traducir sin perder la magia.
A veces uno mete la pata, o a veces la mete uno mil veces. Yo lo hago más que la mayoría de la gente, qué voy a hacer, pero generalmente lo hago inocentemente y con buena intención. Ayer, de nuevo, la metí y no me quedó más remedio que pedir perdón. Me despido citando a Indigo Girls: “you´ve got to laugh at yourself because you´d cry your eyes out if you didn´t”.

Por: Michelle Lorena Hardy – Chicadelpanda.com