Solo para maniáticos de ortografía

Este post es solo para maniáticos de ortografía, pues son los únicos que me van a entender. Es para aquellos que ven un error y no se lo pueden sacar de la cabeza por horas, o que cuando ven uno, sarcásticamente gritan para sus adentros, “pero solo tenías un trabajo!” (you only had one job!). Es para aquellas personas que se les sale el lado oscuro de la fuerza y se imaginan, light saber en mano, derrumbando el nombre de la tienda con el error; o a aquellos que entre sus cosas por hacer en la vida está escribirles a cada una de las compañías que tienen marcas con errores de ortografía hechos a propósito porque así es “diferente”; o que han querido hacerse grafiteros para salir en la noche con un pote de pintura en aerosol y corregir todas las palabras mal escritas en letreros; o para aquellos que alguna vez en la vida han soñado con fundar una Policía de Ortografía, y hasta han pensando cómo funcionaría; o para aquellos que se lamentan por no tener un marcador sharpie para vandalizar los menús con errores en los restaurantes.

Nadie? Solo yo?

Ok.

La cuestión es que finalmente mandé un email a la directora del colegio de mis hijos pidiendo que por favor quitaran una señal de tránsito que habían puesto en el estacionamiento, porque tenía un error de ortografía… y me respondió que muchas gracias, que ya la iban a quitar!

Ayer fue un día para recordar, jaja, un pequeño paso para la humanidad, una gran satisfacción para la que escribe.

(Y si me ven errores de ortografía en este blog, no sean amables conmigo, sean rudos y directos en decirme, nada de piedad, que se los agradeceré infinitamente).

Feliz día!

Lo que hace reír a unos, hace llorar a otros

“Algunos mirarán tu agenda y pensarán: ¿Cómo lo hace? ¡Ese ritmo acabaría conmigo!. Pero tú obtienes energía con eso, te carga las pilas. Otros se pasarán el día meditando, y tal vez los observes y pienses: «¿Cómo lo hacen? ¡Yo me moriría de aburrimiento!», pero de ahí es de donde sacan ellos su energía.” Ken Robinson *.

¡Cómo me sentí identificada cuando leí ésto! Es lo mismo que pienso yo de algunas de mis amigas, tanto las que tienen un ritmo acelerado en sus vidas, como las que pueden pasar horas meditando . Así mismo, mientras asimilaba estas palabras, me vinieron unas imágenes muy cómicas.

Una, de mi mamá, pidiendo clemencia, rogando que por piedad la sacaran de allí, o haciendo planes para escaparse por la puerta de atrás, sin ofender a nadie,  de un fin de semana budista. ¡¿Mi mamá un fin de semana entero meditando?!  ¿¡Sin “hacer nada”?! Noooo, primero muerta.

La otra imagen, yo, amarrada a una silla, siendo bombardeada por mis captores con comentarios sin fin sobre las imágenes que estábamos viendo: partido de golf + partido de béisbol  + partido de futbol americano+ partido de …. ¡¡¡¡mátenme ya por favooorrr!!!!

Definitivamente, lo que hace reír a unos, puede hacer llorar a otros, lo que es el cielo de una persona, puede ser el infierno de otra. E irónicamente,  nos cuesta ser más tolerantes con el que tenemos más cerca, con el, o la, que más queremos. Pero también creo que no es por maldad… es, sencillamente, que a veces nos falta un poquito de imaginación.

*http://www.rtve.es/television/20110327/todos-tenemos-capacidad-ser-creativos/420223.shtml

Foto: libro “¿Qué le pasa a mi cabello?” de Satoshi Kitamura

Por Michelle Lorena Hardy – Chicadelpanda.com

Existimos porque imaginamos

Encontré un video fascinante e inspirador, en donde se entrevista a Ken Robinson, experto en desarrollo de la creatividad. También aparecen, desde panaderos hasta neurocientíficos, que hablan de cómo son creativos y cómo les apasiona  su trabajo. Si te falta inspiración, o si quieres añadir una pizca, o un montón, de pasión a tu día a día, te recomiendo que reserves una media horita para verlo. Quisiera compartir este texto, que copié del documental:

Vivimos en un planeta completamente imaginario en el que todo lo que nos rodea, incluso la ropa que llevamos, o lo que comemos, no es más que el producto final de una idea que surgió en la mente de alguien.

Y ¿quiénes son los que crean ese planeta?  Los que están “en su elemento” , los que consiguen algo en lo que son buenos y se dedican a ello con pasión, para así  poder controlar las herramientas con que trabajan.

¡Que lo disfrutes!  Aquí te dejo el video