Los románticos

Hay gente que nace y muere romántica.

Yo soy de esa gente…

A veces me pongo lentes que me hacen ver la vida rosada, con florecitas de primavera dando vuelta alrededor, cual película de Disney;

o me pongo lentes de sol bien oscuros, y veo la vida negra, pero de un negro hermoso y artístico, cual película de Tim Burton.

No tengo lentes transparentes, mejor dicho, sí los tengo, pero se me pierden a cada rato (a propósito, a veces).

Sí tengo la ilusión de tener algún día un romance, de conseguir a una pareja con quien compartir la vida… y también compartir los lentes de ambos. De qué color verá la vida a través de los suyos? Azul? Amarillo?

Feliz Día de San Valentín!

Sobre todo a las personas románticas y solteras, como yo.

El hogar no es de donde eres…

Recientemente me enfiebré con la saga de libros de ciencia ficción de Pierce Brown, Red Raising. Son tres libros realmente fenomenales. Llegué a ellos porque en la aplicación Goodreads, Morning Star (el tercer libro) ganó como el mejor libro del año de ciencia ficción en 2016 (Goodreads Choice Award).

Hay un usuario en Goodreads que puso en su revisión personal del libro que la saga era para “todo aquel que tuviera ojos”. Perfecto, mejor imposible, aunque debo admitir que aunque el cuarto libro me gustó, Iron Gold, (el cual en tiempo ficticio sucede diez años después de los anteriores) éste no me enganchó tanto como los tres primeros.

Hay una frase del segundo libro, Golden Son, que me apropié:

‘Home isn’t where you’re from, it’s where you find light when all grows dark.’

(El hogar no es de dónde eres, es donde encuentras luz cuando todo se pone oscuro).

Explicar la frase le quita el encanto, así que no voy a añadir nada más.

Hasta la próxima!

La película Amanecer de la Saga Crepúsculo

Yo confieso que a mis 37 años soy una Twifan: no es mi culpa que cuando yo tenía 17 años, Stephenie Meyer también fuera una  adolescente y por lo tanto, tampoco hubiera escrito la famosa saga. Así que no soy muy objetiva con el asunto, pero haré el intento.

¡¡¡¡¡ LA PELÍCULA ES BUENÍIIIIIIISIMAAA!!!!

(Miren que me controlé, había pensado poner más signos de exclamación). Yo me leí dos veces esa parte del libro – que para mí es la mejor de toda la saga – y les puedo decir que la película es tan fiel al libro como puede llegar a ser una película. Yo hubiera añadido algunas cosas, como una explicación más exhaustiva de por qué uno está aterrorizado durante medio libro, pensando que Bella va a dar a luz un monstruo que se va a comer todo Forks, pero está bien.

Lo que más me sorprendió fueron los efectos especiales: nada de esos pésimos efectos de las partes 2 y 3 que hasta daban risa. No, no, ahora los efectos son dignos de Harry Potter y de CSI. Para mi satisfacción, retomaron de la primera película,  los acercamientos de cámara a las caras de los protagonistas, algunas de las canciones claves y  el detalle simpático de tener a la autora de los libros como extra.

Por supuesto, como casi siempre ocurre, la película no puede suplir el libro. Son las emociones, es la angustia, el alivio, en donde uno es el protagonista, no Bella, no Edward, sino uno mismo, que se convierte en un personaje. Con la película, por más espectacular que sea, eso es lo que uno siempre es, un espectador. Cuando lees, eres el protagonista… sin embargo, creo que la imaginación nunca me hubiera dado como para crear a un Robert Pattinson, ni para las escenas en la Isla Esme, etc, etc, así que ¡Vayan a ver la película!

Por Michelle Lorena Hardy –   Chicadelpanda.com

De golpes en la cabeza en Millenium

“La reunión duraba ya cuarenta minutos y Bublanski sintió un intenso deseo de alargar la mano y coger ese ejemplar de la Ley del Reino de Suecia que estaba sobre la mesa de Ekström y darle un golpe en la cabeza con él. Se preguntó tranquilamente qué ocurriría si lo hiciera”.

 La reina en el palacio de las corrientes de aire, Stieg Larsson

¡Que levante la mano el que haya pasado por esa situación!  Vuelve a leer el párrafo pero sustituye lo que haga falta, por ejemplo :

La reunión duraba ya  ————— minutos y  —TU NOMBRE  –sintió un intenso deseo de alargar la mano y coger ese ejemplar de ——————- que estaba sobre la mesa de —NOMBRE DE LA OTRA PERSONA— y darle un golpe en la cabeza con él. Se preguntó tranquilamente qué ocurriría si lo hiciera.

Tocar estos botones sensibles que tenemos casi todos los humanos, ya seamos de Suecia, de Venezuela o de cualquier otro rincón del globo, es uno de los factores  que hace que el público devore estas novelas. Y ¿cómo no?  Es adictivo leer a alguien que, sospechosamente, describe una situación igualita a la que uno ha vivido …

¿Cómo lo supo?

Por Michelle Lorena Hardy – Chicadelpanda.com

Drácula y los nuevos vampiros de Stephenie Meyer

Ya que estoy enganchada con Crepúsculo, me puse a leer Drácula, para ver que había de similar, y qué no, entre el vampiro más famoso del mundo y los de la saga.

En realidad no leí nada sorprendente, ya que es más o menos lo que todos sabemos por cultura popular. Drácula sólo actúa de noche, descansa de día en una sarcófago que está dentro de su castillo, se convierte en murciélago y en lobo, tiene una fase física y otra fantasmal y es fuerte “como veinte hombres”.  En cambio, los vampiros de Crepúsculo no se convierten en nada, no tienen esa fase fantasmal, no duermen nunca, y actúan en la noche, o bajo las nubes, porque el sol hace que su piel brille como si estuviera cubierta de diamantes; pero sus poderes, la fuerza sobrehumana, la rapidez, etc, permanecen. Tampoco tienen los famosos colmillos, no los ahuyenta el ajo y no viven en un castillo (auque tremenda casa que se gastan).

Sin embargo, la principal diferencia es que Meyer le quita a los vampiros toda esa parte ridícula, inverosímil y hasta desagradable que tiene que ver con el Diablo y con Dios. Drácula  es un ser demoníaco, malo, evil como dirían los gringos, y una ostia consagrada o  un crucifijo, son armas que  lo ahuyentan. Meyer arranca a los vampiros de la mitología cristiana y los hace formar parte de una mitología universal, más acorde con los tiempos que estamos viviendo. Así, sus vampiros no son seres demoníacos, aunque ella haya incluído el asunto de que no se sabe si los vampiros tienen alma, pero lo hizo de una manera tan light, que recuerda más bien al debate de si los animales tienen alma o no. Ella trata a los vampiros como otra especie diferente a los humanos, eso es todo (aunque sí utiliza la palabra monstruo, pero a quién se le ocurre que Edward Cullen sea un monstruo…, con monstruos así, no quiero príncipes).  Así, aunque su alimento instintivo es la sangre humana, te deja bien claro en la primera novela que los humanos no son tan diferentes a ellos,  puesto que se alimentan de animales, o de animales muertos, como diría mi hija de cinco años que recién se acaba de dar cuenta de esta realidad.

Yo nunca me había sentido atraída por las novelas góticas (las de terror del siglo XIX) y después de haber leído la novela de Bram Stoker, debo admitir que confirmé que no me gustan nada. Es admirable que Meyer se haya inspirado en esos repulsivos personajes antiguos  para inventar los personajes que yo y tantas otras millones de personas amamos. Me quito el sombrero, Stephenie Meyer, eres una gran autora.

Por Michelle Lorena Hardy  – Chicadelpanda.com