La adversidad es parte de nuestra vida

La frase de arriba no es mía, la saqué de una charla en Ted.com que dio Aimee Mullins (en la foto). Llevo ya varias semanas pensando en cómo meter esta charla en este blog, y hoy me decidí  porque  vi la película Cómo entrenar a un dragón  y pensé: ¡Es un signo del destino! 

Para ver el video de Aimee Mullins  con subtítulos en español vayan a este link: Aimee Mullins – The opportunity of adversity

Al igual que Aimee, el protagonista pierde parte de su cuerpo. Pero lo interesante es que, como el pueblo vikingo al que pertenece, está tan acostumbrado a la adversidad – ya sea por el clima, o por los dragones que queman casas o se comen piernas – la situación de la pérdida de media pierna del muchacho es percibida por ellos de la misma manera que lo hace Aimee Mullins cuando dice que “la adversidad es parte de nuestra vida”  y el final es feliz, con el protagonista y sus amigos volando en sus dragones.

@chicadelpanda

chicadelpanda.com

¡Qué vivan los cuentos de juguetes!

Dicen que un buen cuento es aquél que puede ser leído desde diferentes ángulos y que un buen cuento infantil es aquél que también entretiene a los adultos. Es el caso de mi película animada favorita de todos los tiempos: Toy Story, la cual he tenido el placer de rever con mi hija, con la motivación de Toy Story 3 que vimos en el cine. Aunque las secuelas 2 y 3 son excelentes también, para mí la mejor sigue siendo la primera, sobre todo ahora que la veo desde el ángulo de mamá.

Buzz es el hermanito que viene a desplazar al hermano mayor, Woody.  Los sentimientos mezclados de éste, sus rencores, reflejan la llegada del nuevo intruso. Pero solo hoy me di cuenta de otro ángulo de la película: cuando Buzz dice, lamentándose, porque ha descubierto que es un juguete: “un día estás defendiendo toda la galaxia, y de repente…!” . Es esa crisis que llaman de los cuarenta, pero que puede ser a cualquier edad. Un día todos, que nos creemos tan importantes, descubrimos que somos un ser insignificante entre millones de otros… pero el amor a otro nos salva y viene a darle sentido a nuestra vida.

Hay más lecturas que se le pueden dar a este cuento de  juguetes y me emociona saber que en el futuro podré volver a verla y descubrirlos.

Por Michelle Lorena Hardy – Chicadepanda.com