¿Cómo sentirse viv@?

¿Te has fijado que las cosas que pasan desapercibidas, pareciera que no existieran? Una flor no existe para ti, si no la ves. Es al observarla, al apreciarla, al dejar que la energía de sus colores te conmueva, que ella empieza a existir para ti. Lo mismo es con Michelle Hardy, Guadalupe García o John Smith. Si quiero sentirme vivo, si quiero existir para mí, tengo que fijarme en mí, de la misma manera en que me fijo, observo, aprecio, toco y huelo una flor. ¿Cómo dejar que nuestra propia esencia nos inunde de energía? 

Probablemente ya conoces una de las técnicas: es la meditación consciente, o mindfulness, la cual es la mejor manera de concentrar la atención en nosotros mismos, y apreciar el milagro de estar vivo, mediante la concentración en el presente. Antes de hacer el ejercicio de escritura que te voy a proponer, puedes hacer meditación sentado, o de la manera que prefieras, por el tiempo que juzgues conveniente, para así llevar a tu mente a un estado de calma que facilite el fluir de las ideas.

La actividad es parte del curso de escritura terapéutica de la profesora Helena Echeverría, y es muy divertida.  Vas a hacer una lista de cincuenta actividades y cosas que te hagan feliz, que te generen pasión, alegría, inspiración o motivación. La idea es que realices más de esas actividades, y busques más cosas de esa lista, para que así te disfrutes, devuelvas la atención a ti mismo, y te sientas viv@.

En la lista que hice anoté muchas cosas que ya sabía que me hacían feliz, pero que no son nada originales (y que no por ello son menos efectivas). Sin embargo, lo curioso es que apunté algunas actividades a las que no les había prestado atención antes.

Aquí les comparto esas nuevas cosas que me hacen feliz, o que no me había dado cuenta que me traían buena energía, sino hasta que el momento en que escribí la lista:

  • Tomar agua helada con hielos triturados.
  • Hacer diligencias con mis hijos y prepararles el desayuno.
  • Tomar licor de Amaretto, con hielo.
  • Ponerme el pijama de pantalón largo que me regalaron.
  • Observar un edificio intrigante o de arquitectura agradable a la vista.
  • Vestirme, arreglarme y verme bien, incluso cuando la única que me ve soy yo.
  • Hablar por Zoom con mis amigas.

Haz tu lista de cincuenta cosas que te hacen feliz, y cuéntame cómo te fue. Para ponerle un toque de brillo a tu texto, añádele un agradecimiento y una afirmación. Tu lista será tu respuesta, única y original, de cómo haces tú, con nombre y apellido, para sentirte viv@.

¡Me encantaría leer lo que escribes, no dudes en compartirlo en tus comentarios!

Si llevas un récord de tus textos, podrás recibir los beneficios de la escritura terapéutica a más largo plazo, pues podrás releerlos y apreciarlos desde una perspectiva diferente, que es la que brinda el tiempo.

Si no te entusiasma escribir en un cuaderno, o en Word, te recomiendo que abras una cuenta en WordPress, y empieces tu propio blog. Si no deseas que nadie lo lea, lo único que tienes que hacer es dejar tus escritos como borradores, y nunca se publicarán. Por otro lado, si quieres que otras personas lo lean, pero que no sea nadie que tu conozcas, abre un blog con un pseudónimo y empieza a publicar.  Yo escribí a diario en un blog con un pseudónimo por un par de años después de divorciarme, y fue muy terapéutico. También tuve otro blog totalmente privado, en donde dejaba mis textos en borrador. Si deseas escribir desde cualquier parte, baja la aplicación de WordPress a tu smartphone, la cual es gratis y muy amigable. No importa dónde, lo que importa es que escribas y no le des más vueltas al asunto. ¡Verás que vale la pena el esfuerzo!

El falso paradigma de tener que darlo todo

Hoy recibo y tomo todo lo que la vida ofrece.

Esa frase que acabo de escribir contrasta con mi actitud ante la vida hasta hace poco tiempo, cuando mi prioridad era dar a la vida todo lo que yo tenía. Ahora mi enfoque es recibir y estar alerta a todo lo que la vida ofrece ¿Cómo puedo hacer que el día de hoy sea beneficioso para mí? ¿Cómo puedo sacar provecho de una situación que tengo en frente?

Mi instinto, o programación inicial, es la de servir, dar y ayudar a los demás. Esta actitud está muy bien cuando además va acompañada por el deseo de servir, dar y ayudarme a mí. Si no tenemos esta segunda parte de la ecuación, nos vamos quedando vacíos, porque la vida no retribuye todo lo que uno le ha dado.

Muchas personas crecemos pensamos que, si damos todo de nosotros mismos, la vida nos va a dar todo también. Como nosotros siempre estamos pendientes de devolver a la vida todo lo que nos da, pensamos ingenuamente que la vida nos va a devolver todo lo que le damos también.

Cuando digo “vida”, me refiero a gente: hijos, pareja, padres, hermanos, amigos, jefes, gente conocida o desconocida que necesita ayuda, pero también me refiero al mundo en general, a las causas sociales, políticas o ecológicas, incluso a ese concepto tan elusivo que es la patria, o la comunidad en donde uno vive. Está muy bien dar sin pedir nada a cambio, pero no siempre. Hay que ser selectivo respecto a cómo damos: a quién, a qué, cuándo, cómo, y definitivamente, de primero en la lista de a quién o a qué dar, tiene que estar uno mismo.

Mi instinto de poner a los demás primero es muy fuerte, y tengo que estar muy consciente de mis acciones diarias para que no se me olvide ponerme a mí de primera en la lista. Para hacérmelo más fácil, encontré una manera de hacerlo, con un poco de trampa. Lo que hago es un ejercicio de imaginación: cuando tengo que tomar una decisión, por pequeña que sea, me imagino que soy uno de mis hijos. Es decir, no estoy decidiendo por mí, sino por alguno de ellos dos, y así se me hace más fácil escoger una decisión que me beneficia a mí, sin sentirme falsamente culpable.

Cuando la decisión involucra a mis hijos en la vida real, la cosa se complica, y tengo que pensar a largo plazo. Es más difícil tomar decisiones en esos casos, pero lo hago pensando en que ellos necesitan a una mamá viva y fuerte, que pueda crearles “la burbuja familiar” que necesitan para enfrentar la vida con resiliencia (ese término de “burbuja familiar” lo nombra Boris Cyrulnik en su libro sobre resiliencia Los Patitos Feos”).

El amor propio se manifiesta cuando estamos dispuestos a recibir y tomar de la vida todo lo que nos ofrece. El recibimiento es pasivo, y se refiere a aceptar lo que ya está allí: recibir una ayuda ofrecida, o sencillamente recibir con alegría los rayos del sol de las 11:00 am, después de una mañana fría. Es voltear las palmas hacia arriba cuando medito sentada, dispuesta a recibir todo lo bueno del universo.

Tomar de la vida, sin embargo, es diferente, es activo, y es allí cuando la programación inicial (católica, cultural, familiar, social, machista o de cualquier otro tipo) puede obstaculizar al amor propio. Si tengo la opción entre beneficiar a otro, o beneficiarme yo, sin que exista punto medio de ganar/ganar ¿Qué escojo?  

Cuando estaba en la universidad cursando la carrera de Relaciones Internacionales y me tocaba estudiar Historia, no entendía, emocionalmente hablando, por qué existían las guerras, aunque me parecía fascinante analizarlas cerebralmente. En aquel momento yo me sentía incapaz de matar a nadie. Me hubiera dejado matar antes de matar a otro, sin importar quién fuese. Por ende, no entendía a nivel emocional cómo es que existían las guerras. No entendía cómo alguien pudiera ser capaz de matar a alguien, mucho menos, a miles de personas. Para mí el valor de otro ser humano era exactamente igual al mío, sin importar que fuera el presidente de un país, o un loco de la calle. Matar a otro era lo mismo que matarme a mí, porque teníamos el mismo valor.

Eso cambió cuando me convertí en mamá. Es una sensación un poco espeluznante saber que puedes ser capaz de matar a alguien, y eso exactamente fue lo que sentí una vez, poco después del nacimiento de mi hija. Un día me di cuenta de que, para defender a mi hija, yo sería capaz de matar a cualquiera, sin pensarlo dos veces.

Sin embargo, aún no sé si sería capaz de matar a alguien para salvar mi propia vida.

Es por eso que cuando me enfrento a ese tipo de decisiones ganar/perder, me imagino que la que va a ganar o perder es cualquiera de mis dos hijos, no yo, y así se me hace mucho más fácil escoger algo para mi propio beneficio. En la vida real eso es cierto, pues las consecuencias de que yo gane o pierda (dinero, o lo que sea) las van a disfrutar o sufrir ellos.

Muchas mujeres crecemos con el paradigma de que debemos darlo todo, creyendo que, al hacerlo, la vida nos lo va a devolver todo también. Ese paradigma es falso, y lo he sustituido por el paradigma de que debo tomar todo lo que me da la vida, para no esperar que la vida tenga que devolverme nada. No hemos sido educadas para aprovechar oportunidades, sino para darlo todo de nosotras mismas en cada oportunidad. Ya no. Ahora aprovecho cada oportunidad, y solo doy cuando lo juzgo oportuno.

¿Qué oportunidad tienes hoy para tomar o recibir algo que la vida te ofrece? ¿Vas a decir que sí?

Lidia Yuknavitch, autora de The Misfit Manifesto y The Chronology of Water, cuenta en su charla de Ted, que cuando una editorial prestigiosa le pidió que les enviara un texto sobre su vida como competidora de natación, ella no pudo contestar nada.

“Me tomó casi una década poner algo en un sobre y ponerle una estampilla”, recuerda. Incluso una agente literaria se le acercó ofreciéndole representación, a lo que ella solo pudo responder, “no lo sé, tengo que pensarlo”, y más nunca la volvió a ver. “No siempre sabemos cómo tener esperanza, o decir que sí, o escoger la cosa grande, aun teniéndola justo en frente de uno. Es una vergüenza que llevamos, es la vergüenza de querer algo bueno, es la vergüenza de sentir algo bueno. Es la vergüenza de no creer realmente que merecemos estar en la sala con gente que admiramos. Si pudiera, me devolvería en el tiempo y me animaría a mí misma a ser exactamente como esas mujeres de más de cincuenta años que me ayudaron. Me enseñaría a mí misma cómo querer cosas, cómo defenderme, cómo pedir esas cosas. Diría: tú, sí, tú, tú perteneces en la sala también”.

Sin embargo, ella aún escuchaba las voces que le decían: “no escuches a nadie que te diga que te calles. Dale voz a la historia que solo tú sabes cómo contar. A veces, contar tu historia, ES lo que salva tu vida”.

Hoy escojo la cosa grande cuando la tengo en frente, y me siento orgullosa de querer algo bueno para mí. Hoy sé que merezco estar en la sala con la gente que admiro. Hoy recibo y tomo lo que la vida me ofrece. Hoy digo que sí. Hoy me salvo yo, hoy cuento mi historia yo.