Terapia Expresiva para Mujeres y Adolescentes

Mi consultorio en Querétaro, México

Querida lectora, hoy quisiera ofrecerte mis servicios como Terapeuta Expresiva para Mujeres y Adolescentes. Si eres lector, continúa leyendo! Esta información puede serle útil a alguien que conozcas.

En mis sesiones utilizo la escritura terapéutica para mejorar la resiliencia emocional de mis clientes. La escritura terapéutica es parte de las terapias expresivas (como la terapia del arte) y es un método alternativo para lidiar con nuestras emociones.

En la hora de terapia semanal hablaremos y escribiremos sobre tu experiencia personal, enfocándonos en tu historia de vida: pasado, presente y futuro. En mis sesiones serás la protagonista principal y yo escucharé tus necesidades y motivaciones, para así diseñar una estrategia especialmente para ti.

Mi experiencia como expatriada por más de 17 años, así como escritora por más de 16 años, relatando mis experiencias viviendo en 6 países, te dará una perspectiva diferente para mejorar tu adaptación emocional a los grandes cambios de tu vida.

Soy Lic. En Estudios Internacionales de la U.C.V. y Dip. en Creación Literaria de la S.O.G.E.M. , autora de dos libros autobiográficos y actualmente estoy cursando el Diplomado de Terapia Narrativa del Grupo Terapia Narrativa Coyoacán.

Haz tu cita hoy mismo comunicándote directamente conmigo por Whatsapp al 4428133977 . Las sesiones pueden ser presenciales o en línea, según tu preferencia. En el caso de adolescentes, la primera cita será con uno o ambos padres presentes. Mi consultorio se encuentra al lado de Jardines de la Hacienda, en Mansiones del Valle, Querétaro, cerca del Hospital San José.

We can also have our sessions in English, either because you feel more comfortable that way, or simply because you want to practice it with me.

Haz tu cita hoy mismo! Estaré encantada de atenderte.

.

Vamos a escribir para sanar

Hace unos meses recibí una llamada de la hija de una amiga de mi mamá, quien es venezolana, también con dos hijos como yo, también divorciada. Me cuenta que está haciendo un Diplomado Online en Terapia Narrativa con el Grupo Terapia Narrativa Coyoacán en Ciudad de México. Me dice que me lo recomienda, que dura diez meses, y que la terapia se basa en la idea de que las personas crean sus propias realidades mediante la narración de sus propias historias. ¡Pero si esa soy yo!

Llevo ya dieciséis años escribiendo de manera constante, descifrando mis múltiples realidades. La realidad de mi vida en un país, es diferente a la de mi vida en otro país, y como me he mudado tantas veces, o construía mis propias realidades que no dependieran de la geografía, o me iba a desboronar cada vez que cambiara de ciudad, o de circunstancia.

Mi nueva amiga me aclara que la Terapia Narrativa no se trata de escribir (aunque sí es uno de los recursos que se pueden utilizar), sino de contar historias a través de conversaciones. Eso se me hace también interesante, pues, aunque los seres humanos somos todos contadores de historias, no a todos nos interesa escribir. Poder contar nuestras historias desde diferentes ángulos, con diferentes perspectivas, con nuevas voces, de una manera digerible tanto para uno, como para la persona que nos oye, es una manera de curar traumas y sanar el alma.

Muy entusiasmada comencé el Diplomado, pero me di cuenta que me sobraba mucho tiempo. Yo quería empezar a ayudar a la gente a sanar sus emociones lo más pronto posible, y diez meses se me hacía muy largo. Así que busqué varios cursos online que me enseñaran a sanar por medio de la escritura, para hacerlos junto con el Diplomado.

Conseguí dos cursos llenos de actividades específicas terapéuticas, en donde la escritura es la principal herramienta de sanación. Me inscribí en ambos y me trasladé a Ciudad México a visitar a mi hermana por dos semanas, durante las cuales realicé ambos cursos online de manera intensiva.

Volví a escribir a mano, y llené muchísimas páginas de cuadernos. No solo estaba haciendo los cursos, sino que me estaba curando de las secuelas de tantos cambios que he vivido este año. Escribir, esta vez guiada de la mano de dos excelentes profesoras, se convirtió en mi terapia nuevamente. Mi aspiración es poder guiar a otros a utilizar la escritura como forma de terapia también.

Las profesoras que me estuvieron sacando la chicha (“exprimiendo el jugo”, en venezolano) durante esas dos semanas fueron:

  • Helena Echeverría, quien es psicóloga con un Máster en Psicoterapia, emprendedora y autora de los libros Lee, Escribe, Camina, y Más allá de las Palabras: La Escritura como Terapia. Su curso se llama Escritura Terapéutica: La Escritura como Terapia.
  • Dale Darley, quien es life coach y autora de varios libros, entre los cuales se encuentran: Love to Journal- Journaling Books, y Love to Journal – Gratitude Journaling Books. El curso que tomé de ella se llama Writing to Heal: Using Journaling to Transform your Life.

Ambas llenaron las expectativas que tenía, cada quien con su estilo. El de Helena es más técnico, el de Dale, más creativo. Quiero compartir contigo lo que me pareció relevante de ambos cursos, ya que puede ser útil para que tú también empieces a usar la escritura como una vía para sanar tu corazón, para encontrar inspiración en tu vida, o para sacar a la luz tu propia sabiduría interna. ¿Ya tienes un cuaderno y una pluma? ¡Búscalos, que vamos a empezar!

Día de las Madres

Mi hijo de ocho años me dio una carta de Feliz Día de las Madres ayer (en México es el 10 de Mayo) que dice:

Te quiero porque:

Eres la mejor.

Me ayudas con cosas.

Me cuidas.

Eres la mejor mamá.

Me enseñas cosas.

También me regaló una taza en la que imprimieron un dibujo suyo, y mi hija mayor, quien ya está en secundaria, me regaló un llavero hecho por ella. En el colegio no hubo celebración, pues hacen una sola en junio, familiar.

Así que ayer no hice nada más que estar en pijama todo el día, viendo Netflix (y preparando comida, etc, el “no hacer nada de las mamás” nunca es literal). Me relajé y compartí con mis hijos.

Hoy, todavía estoy con la sonrisa que apareció en mi cara ayer, después de leer que soy la mejor mamá. ¡Sí soy la mejor mamá! (En que parte del curriculum se pone eso?)

¡Que tengas un lindo día!

Demonios verdaderos

Las historias que deben ser contadas, no son solo las de los niños con infancias felices. Así, más o menos, comenzaba este libro cuya portada ven aquí. Lo leí pues era el  libro para jóvenes, de su editorial, más vendido en el momento (dic 2008). Para mi sorpresa, era la historia de un niño abusado física y psicológicamente por su padre.

En alguna parte leí una vez que todo ser humano buscaba compañía porque necesitaba que  alguien fuera testigo de su vida. También recuerdo que una vez me dijeron, en el curso de creación literaria, que la vida de uno no era tan interesante como uno creía … ergo, había que ser creativo para crear historias, si uno quería ser leído.

Sin embargo, me he encontrado con que a mucha gente sí le interesa mi vida. También me he encontrado con historias que deberían ser conocidas, porque sus protagonistas necesitan testigos.

Así que hoy quiero ser testigo de una persona que conozco. Una persona que sufre, sin saber muy bien por qué lo hace. En su cabeza viven unos demonios que se llaman depresión, que le extraen su esencia. A esa persona quiero decirle que soy su testigo y que aunque no tengo las armas para matar a esos demonios, sé que existen…  y que aunque no entiendo porqué son tan poderosos…

… sí los puedo ver.

@chicadelpanda

Chicadelpanda.com

“¡Vida, estamos en paz!” un regalo de Amado nervo

 En una de esas maravillosas ocasiones en que asistí a la Feria Internacional del Libro en Guadalajara, FIL, tuve una experiencia inolvidable. Estaba yo en un foro de no sé qué, cuando el presentador empezó a  leer un poema… y TODOS  los asistentes (menos yo) lo recitaron de memoria cual si fuera el Padrenuestro. ¡¿Quién era ese autor que despertaba esas pasiones?!

Amado Nervo.

Y no supe cuál era el fulano poema hasta hace poco que me decidí buscarlo en internet. Se llama En paz y éste es el final del mismo:

Amé, fui amado, el sol acarició mi faz.
¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!

Ese recuerdo, y la sabiduría de estas palabras, son un regalo que recibí, no solo del poeta, sino del noble pueblo mexicano…  y aquí arriba les anexo una foto que refleja, para mí, lo que es amar y ser amado.

Por Michelle Lorena Hardy – Chicadelpanda.com