“Las historias conectan a toda la humanidad” Elif Shafak

elif-shafak_2202023b

“Si quieres destruir algo en esta vida, ya sea acné, una mancha, o el alma humana, todo lo que tienes que hacer es rodearlo de muros gruesos. Se secará dentro. Todos vivimos en una especie de círculo social y cultural. Nacemos en una cierta familia, nación, clase. Pero si no tenemos ninguna conexión con los mundos que están más allá de los que damos por sentado, entonces nosotros también corremos el riesgo de secarnos dentro. Nuestra imaginación puede encogerse, nuestros corazones reducirse y nuestra humanidad marchitarse. Si nos quedamos por mucho dentro de nuestros capullos culturales (nuestros amigos, colegas, familia), si toda la gente en nuestro círculo cercano se parece a nosotros, significa que estamos rodeados por nuestro reflejo en el espejo.

Deberíamos enseñar a los jóvenes -y a nosotros mismos- a expandir nuestros corazones, y escribir sobre lo que podemos sentir. Debemos salir de nuestro ghetto cultural e ir a visitar  al siguiente y luego al siguiente.

Las historias conectan a toda la humanidad, sin importar la identidad política, y ésa es la buena noticia.

Extracto de la charla de Elif Shafak,  The politics of fiction(Ted.com).

Traducido por: Michelle Lorena Hardy –  Chicadelpanda.com

Nuestras poses moldean quiénes somos

Vi una charla en Ted.com que no quería compartir con ustedes. Iba a ser mi secreto, porque ¿y si me descubrían? Es que esa charla es sobre engañar. Pero no a los demás, aunque eso sale como efecto secundario. Es sobre engañarse a uno mismo. Amy Cuddy, la charlista, dice que nuestras poses moldean quiénes somos.

El poder siempre se ha relacionado en el reino animal con expansión del cuerpo, como cuando un gorila sube sus brazos. Lo mismo sucede con los humanos. Por ejemplo, cuando triunfamos en una competencia, casi siempre levantamos los brazos. Así mismo, las personas que tienen poder, tienen un lenguaje corporal diferente a las que no lo tienen.

Sin embargo ¿es posible que el cuerpo engañe a la mente? Es decir, que si adoptamos una pose poderosa, como la de la Mujer Maravilla, por ejemplo ¿Nos engañaremos a nosotros mismos, convenciéndonos que somos poderosos? Según los resultados de su investigación, sí es posible. Si adoptamos por dos minutos al día una posición poderosa, nos convenceremos de nuestro poder.

Cuddy dice que este conocimiento es fundamental para las mujeres, quienes permanentemente se sienten menos poderosas que los hombres. Yo añado que es muy interesante que una de las posiciones de falta de poder que ella pone como ejemplo, sea  cruzar las piernas, que es la usual posición que nos enseñan a las mujeres para vernos elegantes y bonitas ¿Casualidad?

Cualquier otra pose que haga que uno se vea más pequeño, como agachar la cabeza, encorvarse, o estar metido de cabeza en el teléfono inteligente haciendo todo lo anterior, son de falta de poder. La peor posición es agarrarse el cuello, pues quiere decir que incluso estás tratando de protegerte.

La semana pasada mi hija de casi ocho años llegó muy perturbada por un drama de niñas en el colegio, que no parecía grave. Sin embargo, la escuché atentamente y traté de ayudarla con el típico discurso de mamá. Nada. Así que le dije que la próxima vez que esa niñita viniera con otra antipaticada, que le hablara “así” (y me puse en la pose de la Mujer Maravilla). “Así, párate, así “,  y la hice que adaptara la misma pose que yo. Lo hizo, dejó de llorar y hasta sonrió.

Al final de la charla, Cuddy recuerda que ellos habían empezado la investigación pensando que las personas podían engañarse a sí mismas hasta lograr hacer lo que querían (fake it until you make it) , pero que terminaron con un paso más adelante, convencidos de que tambíén podían engañarse hasta convertirse en lo que querían (fake it until you become it).

Aquí les dejo el link a la charla, véanla que es muy inspiradora, sobretodo por la historia personal de Cuddy.  Con subtítulos en español: Your body language shapes who you are

Por: Michelle Lorena Hardy – Chicadelpanda.com

El fracaso inteligente

Smart failure for a fast – changing world o fracaso inteligente para un mundo rápidamente cambiante, es el título de la charla de Eddie Obeng que me recordó la película La familia del futuro (Meet the Robinsons) de Disney, en que una familia de genios aplaude a cualquiera de sus miembros cada vez que fallan en un invento. ¡Bravo! ¡Así se falla! Le decían todos a un sorprendido Lewis, el niñito protagonista.

Algo así debería hacerse con los empleados de una compañía que se atreven a hacer algo diferente y fallan. Obeng dice que en vez de despedirlos, debería ser ¡pizza para todos!  En la actualidad, aunque todos los CEOs buscan creatividad, cuando los empleados oyen decir eso a sus jefes,  lo que escuchan es “si haces cosas locas y sale mal, te boto” y  eso hace que no estemos aprendiendo a la misma velocidad en que suceden los cambios. En sus palabras  the pace of change overtakes the pace of learning, la velocidad de los cambios va más rápido que nuestra capacidad de aprendizaje, porque la misma está frenada por el miedo a fallar cuando se buscan soluciones innovadoras.

La charla de Obeng está en sintonía con un documental  argentino  que vi hace poco llamado La educación prohibida, en que se propone que el método tradicional de estar sentado escuchando al profesor está totalmente  desactualizado y desconectado del mundo exterior, ergo, no le da la educación a nuestros hijos que ellos necesitan. ¿Y qué podemos hacer? Pienso que debemos cambiar el paradigma de quién tiene la información, o de que hay solo una manera de hacer las cosas. Nosotros los padres  tenemos algunas respuestas, pero esas podrían ser respuestas correctas para el mundo de antes, no para el de ahora. En caso de certeza, mejor dudemos y escuchemos lo que otros, especialmente los más jóvenes, tienen que decir.

Les recomiendo, tanto la charla de Eddie Obong   Eddie Obeng – Smart failure for a fast changing world  como el documental de la Educación Prohibida que les dejo más abajo.

Por: Michelle Lorena Hardy – Chicadelpanda.com –

Antes de morir quiero…

“Me parece que es fácil dejarse atrapar por el día a día y olvidar lo realmente importante para uno”. 

Candy Chang

Candy Chang es una artista interesada en averiguar sobre su propia comunidad, en la creencia de que muchos de sus integrantes  pueden ayudarse mutuamente. Entre sus proyectos  está el de haber convertido en un pizarrón gigante una casa abandonada cerca de donde ella vivía. La idea era que la gente completara la frase Antes de morir quiero … , y para ello puso tizas al lado de la pared para que pudieran escribir. Ya el primer día se había llenado toda, y poco a poco el proyecto se extendió (a través de otras personas, que querían repetirlo en sus propias comunidades), a sitios tan lejanos de la pared original – en New Orleans – como Argentina o Australia.

 En su charla de Ted.com dice:  

“Dos de las cosas más valiosas que tenemos son el tiempo y nuestras relaciones con otras personas. En nuestra era de distracciones en aumento, es más importante que nunca encontrar las formas de conservar la perspectiva y recordar que la vida es breve y delicada. La muerte es algo de lo que a menudo evitamos hablar, o incluso pensar, pero me he dado cuenta que preparanos para la muerte es una de las cosas que nos confieren más poder. Pensar sobre la muerte clarifica tu vida”. 

Estoy de acuerdo con ella cuando dice que “pensar sobre la muerte clarifica tu vida”. Y para ello, hay que hacer tiempo para pensar, simplemente pensar, bajándose de la corredora, y desconectando el cable del enchufe.

Por: Michelle Lorena Hardy – Chicadelpanda.com

Link a la charla: Candy Chang , Before I die I want to…

Menos complicaciones

Qué simple era la vida en los ochentas. Hoy día, si quieres tener una vida sin complicaciones, irónicamente, tienes que complicarte un poco, tienes que esforzarte para ello. En los ochentas era algo que ya teníamos con sólo respirar. Obviamente, yo no quiero volver a los ochentas, no quiero una vida  sin internet.  Sin embargo, sí me da un poquito de envidia la manera en que mis papás nos criaron, en un mundo en el que para desconectarse y concentrarse en algo  (tu trabajo, tus hijos o que el pollo no se queme), lo único que tenías que hacer era no atender el teléfono y apagar la televisión.

Entonces, si queremos tener algo de tranquilidad mental, hay que tener  un  espacio de desconexión al día. Grant Blakeman, un charlista que acabo de ver en Ted.com, lo llama “espacio negativo”, un espacio de tiempo  para que tu cabeza pueda procesar lo que sucede en tu vida. Es una mini charla de 3:26 minutos, totalmente minimalista  (léase,  directísima al grano) sobre nuestro correr dia.., errr, digo, sobre nuestra vida diaria. Se las recomiendo ; ).

Por: Michelle Lorena Hardy – Chicadelpanda.com

Michelle’s Secret

Una mamá, que vino a comprarme un estante desarmable de colores, me dice, a modo de confesión: tengo un balcón un poco más grande que el tuyo y lo remodelé como cuarto de juego para las niñitas, para que incluso lo puedan usar en invierno. Pero me quedé sin plata y todavía tengo que organizarles los juguetes, así que por eso me puse a buscar en Mercado Libre”.

Ayer vi una charla en Ted.com sobre una página web, http://www.postsecret.com , “un proyecto artístico y  comunidad dinámica en la que la gente envía por correo sus secretos de manera anónima, en un lado de una postal echa en casa” (traducción mía). Han acumulado más de 500 mil postales a través de los años, y todos los domingos ponen las que les han llegado recientemente. Imagínense, hay secretos de cualquier tipo, conmovedores, divertidos, de horror… la gente que quiera contarle su secreto a alguien solo tiene que escribirlo y enviarlo a la dirección que indican.

La iniciativa me parece estupenda. Es como hacer un decluttering mental, sacar algo de tu cabeza que necesita ser sacado, pero que estás consciente que no puede ser echado en cualquier parte. Sin embargo, yo decidí que quiero compartir un secreto mío con ustedes. Aquí, en este blog.

Acerquen el oído, ¿Nadie por ahí? Ok:

Si no se toman en cuenta zapatos, calcetines, ropa íntima y de dormir, el 80 o 90% de mi ropa es… usada.

Todo comenzó en Miami, cuando descubrí las tiendas Goodwill y descubrí que podía conseguir el mismo bluejean que vendían en 48 dólares en las tiendas, a 8 US$ en la tienda de ropa de usada. Luego, cada vez que me he mudado de país, le he seguido la pista a la “ropa americana” como le dicen aquí en Chile. La gente de Goodwill – así como otras empresas similares en USA – tiene tanta ropa, que hasta le venden al tercer mundo. Así que, para mí es aún mejor comprar usado por estos lares, pues si un blue jean costaba 48 US$ en USA, ni se quieren imaginar en México, en donde usualmente es 50% más que en USA , o en Chile, que usualmente es como 100% más.

Una vez estaba yo manejando en el auto – todavía cuando vivía en Miami – dirigiéndome hacia el Baby Shower de una gran amiga, cuando el bichito de la inconformidad empezó a picarme. No me gusta la pinta que llevo. Esto no me queda nada bien. ¿Qué tal si… me bajo un momentico en la tienda de Goodwill que queda en el camino, y veo si encuentro algo? Así que eso mismo hice, me probé varios vestidos y conseguí uno que me encantó. Le dije a la cajera que el vestido que tenía puesto era el que estaba comprando, pagué y me fui. Of course, nunca dije nada en la fiesta. Aquí me pueden ver con todas las demás mujeres invitadas, ¿No me veía estupenda ? Jajajaja (yo soy la que está en el vestido verde, al lado de la embarazada).

Años después, fue que caí en cuenta  que comprar cualquier cosa usada es una costumbre muy ecológica, pues demandamos menos recursos de la Tierra y generamos menos basura. Pero todo empezó por querer ahorrar plata y por complacer un poco a mi propia vanidad.

Por: Michelle Lorena Hardy – Chicadelpanda.com

Link de la charla: Frank Warren – Half a million secrets

“Los optimistas son personas que esperan más besos en el futuro”

“Los optimistas son personas que esperan más besos en el futuro, más paseos en el parque, y esa anticipación mejora su bienestar”,  dijo Tali Sharot en su charla The optimism bias (la predisposición del optimismo), refiriéndose a un experimento que habían hecho, en el que preguntaban a unas muchachas cuánto pagarían para que una persona famosa las besara: inmediatamente, en tres horas, en tres días, en un año o en 10 años. Resulta que la mayor cantidad de plata ofrecida fue esperando tres días. La razón: la anticipación se disfruta, pero no cuando es demasiado.

Trajo a colación ese asunto para hablar sobre si es bueno, o no, tener altas expectativas en la vida. Para hacerlo, puso un ejemplo. Si un estudiante tiene altas expectativas y sale bien en un examen, él razona que fue porque se lo merece, y si sale mal, que fue por mala suerte. Pero si un estudiante tiene bajas expectativas, él piensa que si sale mal es porque es tonto, y si sale bien es porque el examen estuvo muy fácil.

Ahora, ¿qué es la predisposión del optimismo? Es la tendencia que tenemos la mayoría de las personas a sobreestimar la posibilidad de que algo bueno ocurra, mientras subestimamos que ocurra algo malo. ¿Es esto negativo? “De hecho, sin la predisposición del optimismo estaríamos todos ligeramente deprimidos. Las personas con depresión media, no tiene una predisposición cuando ven hacia el futuro, incluso son más realistas que la gente sana. Por otro lado, las personas con depresión severa tienen una predisposición pesimista”.

Pero, ¿Cómo mantenemos el optimismo de cara a la realidad? Es decir, si te dan unas nuevas estadísticas referente a la posibilidad que tienes de contraer cáncer. ¿Eso cambia tus creencias previas? Sí, dice Sharot, pero solo cuando las probabilidades son mejores a las que esperabas antes. Por ejemplo, si crees que tu probabilidad es de 50%, y el estudio dice que tienes sólo 30%, entonces es muy probable que la próxima vez digas “mi probabilidad es de 35%”.  Pero si antes pensabas que tu probabilidad era de 10% y te dicen que los estudios demuestran que es 30%, la próxima vez probablemente digas que piensas que es 11%. Lo que pasa es que la tendencia es a pensar  que la información positiva es  para uno, mientras la información negativa aplica a los demás. Por eso las campañas tipo “fumar mata” no sirven, porque la gente piensa, “sí, mata, pero sobretodo al otro tipo, a mí no”.

En otras palabras, nuestros cerebros son mejores recibiendo información positiva que información negativa. ¿Podemos cambiar esto? Sí, si estamos conscientes de la existencia de la predisposición del optimismo.

“La clave es el conocimiento. Ser concientes de la predisposición del optimismo no nos destruye la ilusión, entenderla no hace que éste se escape. Esto es bueno porque significa que deberíamos ser capaces de hacer un balance. Uno hace planes y reglas para protegerse del optimismo irrealista, pero al mismo tiempo, debemos mantener la esperanza.

Creo que este cartoon lo expresa perfectamente: si eres un pingüino que no crees que puedes volar, seguramente nunca lo harás; porque para hacer cualquier tipo de progreso necesitamos ser capaces de imaginar una realidad diferente, tenemos que creer que esa realidad es posible. Si eres un pingüino extremadamente optimista, que brinca ciegamente, esperando lo mejor, puede que te encuentres con un desastre cuando te golpees con el suelo. Pero si eres un pingüino optimista, que crees que puedes volar, pero ajustas el paracaídas a tu espalda, por si acaso las cosas no funcionan exactamente como planeaste, volarás como un águila, incluso si eres sólo un pingüino”

Por: Michelle Lorena Hardy – Chicadelpanda.com

“Amo ser una chica, soy una criatura emocional”

Me estoy secando las lágrimas de emoción que me sacó Eve Ensler en Ted.com India, quien es la que escribió The Vagina Monologues. Esta mañana tenía un pocotón de ideas e imágenes en la cabeza que no lograba poner en orden:  la mujer que pasó dos años encaramada en un árbol para que no lo cortaran, el libro de ficción de Italo Calvino Il barone rampante en que un hombre vive toda su vida trepado a los árboles sin bajarse, el estado de California que sacó una ley para cobrar  0.05 $ por bolsa plástica en los supermecados, y cómo explicar que las pequeñas acciones sí cuentan, no solo las grandes, porque en realidad grande o pequeño es una cuestión de la regla que escojas para medir, o con qué decidas comparar; que el amor es más importante que las estadísticas. ¡Suficiente! No sé ordenar todo esto, voy a buscar inspiración y me encontré con este maravilloso video: Eve Ensler – Embrace your inner girl

Eve, que ha dado la vuelta por el mundo, que ha estado en el Congo, en Kosovo, en Afganistán … que ha oído de primera mano las historias más aterradoras de maldad y violencia, viene con este mensaje, tanto a hombres como a mujeres: abraza a tu chica interna.

Quiero que imaginen -dice Eve, más o menos – que  en algún momento en la historia, una célula que todos tenemos, o grupo de células, son las células de niñas, que son fundamentales para la evolución de nuestra especie y  la continuación de la raza humana. Pero que en un momento de la historia, un grupo de personas que querían apoderarse del mundo, comprendieron que para hacerlo había que suprimirlas, oprimirlas, socavarlas, malinterpretarlas y  comenzó el proceso de matar estas células (esto fue lo que hizo el patriarcado).

Esas células que quisieron destruir son esenciales para la conciencia colectiva, para la sabiduría… quiero que imaginen que esta célula de niña es compasión, empatía, pasión, relación, intuición, emociones. Pienso que todo el mundo ha sido criado para no ser una chica. Es precisamente eso, suprimir emociones, suprimir sentimientos, lo que nos ha conducido al mundo que tenemos hoy, en donde tenemos las formas más extremas de violencia y de pobreza, genocidios, violaciones masivas. Hemos suprimido nuestra célula de niña, y ya no sentimos lo que está pasando.

Luego Eve pasa a nombrar a muchachas de la vida real, con  una serie de historias que son una mezcla de horror e inspiración. Entre ellas (¿estamos conectadas?) la de la chica que no se bajó del árbol, o el de la niña en África que caminó dos días sola por la sabana porque se había escapado de su casa, ya que iba a ser mutilada, vendida y obligada a casarse. Al final de la charla ella hace un monólogo de una chica que se llama Soy una criatura emocional, que fue el que me hizo saltar las lágrimas. Aquí les copio lo que más me impactó:

“Las cosas no vienen a mí como teorías intelectuales o ideas duras. Amo no tomar cosas a la ligera, todo es intenso para mí. Estoy conectada a todo y a todos. Nací de esa forma. Estos sentimientos me hacen mejor, me hacen presente. Hay una manera particular de saber, que parece que las mujeres con más edad han olvidado. Sé que hemos llevado la Tierra demasiado lejos. No me dijas que no llore, que me tranquilice, que no sea extrema, que sea razonable. No le dices al Océano Atlántico que se comporte. Yo amo, escúchame, amo, poder sentir los sentimientos que están dentro de ti, aun si detienen mi vida, aun si rompen mi corazón, ellos me hacen responsable. Y AMO, me ¿me oyes? AMO AMO ser una chica”.

Yo también AMO, AMO ser una chica …

Por Michelle Lorena Hardy  –  Chicadelpanda.com

Los tabúes sobre criar hijos

Una amiga muy querida, que tiene una niña de cuatro años y un bebé, me dice: “Es que no sé que me pasa. Todo está bien, tengo una familia bella, todos sanos y me entra un malhumor, una desesperación que no sé explicar”.  Yo le contesté que podía ser algo físico, pero que lo más probable es que fuera … el bebé. Sin decir la palabra bebé, por supuesto, solo señalando al culpable, porque eso no se dice… es un tabú.

Sin embargo, yo tampoco lo sabía explicar, y las tres tonterías que le dije me dejaron un mal sabor en la boca, porque aunque yo también he pasado por ahí (y paso en el presente) aún tengo un gran signo de interrogación al respecto.

Buscando en internet, encontré un video en Ted.com que da unas respuestas agridulces a la situación de desasosiego de tantas madres y tantos  padres; es que hay más tabúes sobre la crianza de los hijos, que sobre el sexo.

Estos son los tabúes – o códigos no escritos de nuestra sociedad – que ellos exponen:

1- No puedes decir que no te enamoraste de tu bebé en el primer minuto en que lo viste. Esta parte es muy buena, sobre todo el gráfico que viene después, que se refiere a los padres principalmente. Aunque los papás (hombres) sí aman a sus bebés cuando los ven por primera vez, ese amor cambia: baja en los primeros meses de vida  y luego vuelve a subir (y sigue subiendo) más o menos al año.

2- No puedes hablar sobre cuán sola te puedes sentir cuando tienes y crías un bebé. Aquí van unos numeritos:

58% de las madres reportan sentimientos de soledad

67% de ellas se sientan más solas cuando sus hijos tienen de 0 a 5 años.

Menos del 50% vive cerca de sus familias.

3- No puedes hablar de tu pérdida u aborto espontáneo (miscarriage). Terrible estadística: más del 70% de las mujeres se sienten culpables de alguna manera por lo sucedido.

4- No puedes decir que tu felicidad promedio ha bajado. Este gráfico es magnífico y recomiendo que todo el mundo lo vea, solteros, matrimonios sin hijos, etc. Si damos por sentado que eres adulto, entonces se puede decir que eres más estable – emocionalmente hablando – si no tienes hijos. El charlista da un ejemplo: cuando eres adolescente tienes unos alti bajos gigantescos: bajones emocionales tremendos, pero también subidas increíbles, maravillosas. Cuando te haces adulto, te vas haciendo más estable y eso altibajos ya no son tan intensos. Es bueno porque ya no tienes los bajones, pero es malo porque tampoco tiene las subidas. Tener hijos es como volver a ser adolescente en este aspecto, con grandes bajones emocionales… pero también con grandes subidas.

5- No puedes trabajar con tu esposo (los que hablan están casados y trabajan juntos)

La charla me aclaró el panorama muchísimo, ojalá se animen y la vean, porque sé que lo hará para ustedes también.

Por Michelle Lorena Hardy  –  Chicadelpanda.com

La adversidad es parte de nuestra vida

La frase de arriba no es mía, la saqué de una charla en Ted.com que dio Aimee Mullins (en la foto). Llevo ya varias semanas pensando en cómo meter esta charla en este blog, y hoy me decidí  porque  vi la película Cómo entrenar a un dragón  y pensé: ¡Es un signo del destino! 

Para ver el video de Aimee Mullins  con subtítulos en español vayan a este link: Aimee Mullins – The opportunity of adversity

Al igual que Aimee, el protagonista pierde parte de su cuerpo. Pero lo interesante es que, como el pueblo vikingo al que pertenece, está tan acostumbrado a la adversidad – ya sea por el clima, o por los dragones que queman casas o se comen piernas – la situación de la pérdida de media pierna del muchacho es percibida por ellos de la misma manera que lo hace Aimee Mullins cuando dice que “la adversidad es parte de nuestra vida”  y el final es feliz, con el protagonista y sus amigos volando en sus dragones.

@chicadelpanda

chicadelpanda.com