Un día o un año sabático, tú escoges

2013-05-22-kisalala-stefan-sagmeister-covers

Tomarse un año sabático para hacer lo que uno quiera cada siete años ¡Suena increíble!

El diseñador Stefan Sagmeister cuenta su experiencia (ya se ha tomado tres) y dice que el primero empezó bastante mal, hasta que se dio cuenta que tenía que organizarse un poco. ¿Cuál ha sido el resultado de tomárselos? Un renovado entusiasmo por su trabajo, así como haber encontrado las semillas que luego  dieron origen a su trabajo creativo en los siguientes siete años.

En su breve charla, Sagmeister nombra a diversas personalidades que se toman su tiempo libre (cerrando por meses sus compañías), así como a empresas famosas (Google y 3M, por ejemplo) que le permiten a sus ingenieros dedicar un porcentaje de su actividades a sus propios proyectos. Así que no parece tan descabellado. ¿Qué tal meter un año sabático en la lista de cosas por hacer? O, para empezar con las expectativas un poco más bajas, ¿Qué tal un día completamente sabático, cada siete días?

 

@chicadelpanda

chicadelpanda.com

(Charla con subtítulos en español aquí)

¿Dónde está el hogar?

paisaje-de-paz

Mi hijo está tomando una siesta.

Mi gata está tomando una siesta.

Parece que el universo de esta habitación hace que los seres que la llenan tengan que cerrar los ojos.

Voy a hacerlo yo también. En unos minutos.

Pico Iyer habla sobre las preguntas ¿qué es el hogar? ¿de dónde eres? y cómo hay tantas personas en el mundo, cada vez más, que son de muchos sitios a la vez.

Para ellos (ejem, nosotros) el hogar está en muchos lugares, dependiendo qué consideres: ¿dónde naciste? ¿dónde te gusta estar?, entre otras. Hay muchas maneras de considerar dónde está tu hogar. Incluso una que me llamó la atención ¿dónde te conviertes en ti mismo?

Pero dice que en su caso, hogar es la gente que está con él, o la música que lleva a todas partes. También en ese sitio en su alma en donde puede estar sin moverse (standing still) , en silencio.

Es para allá a dónde voy a ahora. Pero antes, les dejo la frase con la que Iyer terminó su charla. Home is not where you sleep, is where you stand, que es una frase profunda,  pues quiere decir: hogar no es dónde duermes, es dónde te paras, o donde estás parado,  con el doble sentido de que “estás parado” se refiere a cómo piensas y cómo vives.

Ahora sí me voy a relajar un poco. Au revoir ; )

Por Michelle Lorena Hardy – Chicadelpanda.com

Mujeres con humor para un mundo mejor

2

Liza Donnelly, la caricaturista de la revista The New Yorker  comenta en su charla de Ted que desde que nacemos nos dicen qué ponermos, cómo comportarnos, cómo peinarnos. Son reglas que están constantemente monitoreadas y las principales policías son las mujeres. Siempre tenemos una vaga noción de que algo se espera de nosotras. Y encima, las reglas cambian a cada rato.

Si no nos gustan estas reglas – y a muchas de nosotras no nos gustan – yo sé que a mí no me gustan, aunque las siga la mitad del tiempo sin ser consciente de ello. ¿Qué mejor manera de cambiarlas que con el humor?

El humor depende de las tradiciones de la sociedad, toma lo que sabemos y lo tuerce, toma los códigos de conducta y los códigos de vestimenta, y   hace lo inesperado, que es lo que causa risa. ¿Qué obtienes si ponemos juntas a las mujeres con el humor? Creo que puedes obtener cambio, porque las mujeres conocemos las tradiciones tan bien que podemos llevar una voz diferente a la mesa. 

Aquí  está el link a la charla completa (menos de 7 minutos), que es muy simpática  porque mientras ella habla,  va mostrando algunos de sus cartoons (como el  que está arriba, que dice: “estoy precupada porque no estoy preocupada”) .

Me despido con la receta de la doctora en el cartoon de abajo, indicada especialemente  para ser más bellas de un día para otro: “deja de ver revistas de mujeres y llámame en la mañana” .

1

Por Michelle Lorena Hardy – Chicadelpanda.com

¿Manejar o no manejar?

230px-New_Saudi_Arabia's_traffic_sign_(women2drive)

Una cosa es no hacer algo porque está prohibido, y otra muy diferente es no hacerlo por decisión propia.

232114

Yo he reducido mis horas detrás del volante de manera brusca. Estuve incluso los primeros meses en Panamá sin manejar nada, y ahora que tengo auto, lo uso muy poco, y para distancias cortas la mayoría de las veces. Hice grandes cambios en mi vida para lograrlo, y me encanta que por ejemplo ahora puedo llevar a mis hijos caminando al colegio. Ya no soy más la mamá de este comic de Baby Blues. Pero una cosa es no manejar por elección y otra muy diferente es no manejar porque no te lo permiten.

Ese es el caso de las mujeres en Arabia Saudita, quienes no pueden manejar. No es que haya una ley que lo prohíba, sino una cuestión de tradición. En el 2011 Manal Al – Sharif se atrevió a salir manejando en su carro  y la metieron en la cárcel por nueve días. Luego se desarrolló toda una historia de lucha descrita como traición en su país (acompañada de amenazas de muerte y violación), mientras en el exterior la prensa la describía como una mujer heroica. Mientras ella estaba en la cárcel, otras 100 mujeres manejaron en un día y no las apresaron. El tabú se rompió, pero la lucha continúa. Una lucha que no es sólo por manejar, sino por la  libertad de las mujeres, para que puedan “manejar sus vidas”.

Así que si hoy estás detrás del volante, con tus hijos pegando gritos, recuerda a Manal Al- Sharif y a todas las mujeres de Arabia Saudita que tienen que luchar para hacer lo mismo. Así que saca la mano, sonríe y apunta dos dedos al cielo. Tienes mucho más de lo que piensas.

Por Michelle Lorena Hardy – Chicadelpanda.com

“Las historias conectan a toda la humanidad” Elif Shafak

elif-shafak_2202023b

“Si quieres destruir algo en esta vida, ya sea acné, una mancha, o el alma humana, todo lo que tienes que hacer es rodearlo de muros gruesos. Se secará dentro. Todos vivimos en una especie de círculo social y cultural. Nacemos en una cierta familia, nación, clase. Pero si no tenemos ninguna conexión con los mundos que están más allá de los que damos por sentado, entonces nosotros también corremos el riesgo de secarnos dentro. Nuestra imaginación puede encogerse, nuestros corazones reducirse y nuestra humanidad marchitarse. Si nos quedamos por mucho dentro de nuestros capullos culturales (nuestros amigos, colegas, familia), si toda la gente en nuestro círculo cercano se parece a nosotros, significa que estamos rodeados por nuestro reflejo en el espejo.

Deberíamos enseñar a los jóvenes -y a nosotros mismos- a expandir nuestros corazones, y escribir sobre lo que podemos sentir. Debemos salir de nuestro ghetto cultural e ir a visitar  al siguiente y luego al siguiente.

Las historias conectan a toda la humanidad, sin importar la identidad política, y ésa es la buena noticia.

Extracto de la charla de Elif Shafak,  The politics of fiction(Ted.com).

Traducido por: Michelle Lorena Hardy –  Chicadelpanda.com

¿Cómo será el mundo laboral en el 2030?

22208_10151474587581833_249902404_n

“Los jóvenes franceses ven un mundo al que le faltan oportunidades, los jóvenes indios ven un mundo que tiene muchas. Pero no hay sino un sólo un mundo, un sólo futuro, con oportunidades para todos”

Anjuli Pandit, Atraversar las fronteras

Anjuli Pandit es de la India, pero vivió en muchos países con sus padres, quienes siempre la estimularon para aprender todo lo que pudiera del occidente, mientras mantenía sus raíces indias. Creció sin fronteras, y no le tiene miedo a lo desconocido.

Ella cuenta que la India de hoy es un país en que todo es nuevo, todo es posible, en donde los jóvenes tienen mucha energía de vivir. Que cuando llegó a Francia a estudiar – un sueño hecho realidad- se encontró con ¿Qué? ¡Con  la resignación!  Sus amigos no tenían esa energía, esas ganas de arriesgarse que tenían los jóvenes en la India. Más bien, los jóvenes franceses veían como un handicap, como una desventaja ser joven: “no me contratan porque soy joven, porque no tengo experiencia”. Y cuando ella les decía “busca trabajo en otro sector” le respondían “no, en Francia es imposible encontrar trabajo en un sector que no sea el de tus estudios”. O cuando les decía “pero ve a donde están las oportunidades”, respondían “pero si allá no me conocen, la cultura es muy diferente, no hablo el idioma, etc”.  Y lo más grave: en general, los jóvenes franceses no podían imaginarse  su propio futuro en el 2030.

¿Cómo va  a ser el mundo en el 2030? Va a ser un mundo más multicultural, más multilingüe, más interdependiente, más intergrado; con una economía que favorecerá a aquellos que son abiertos. Es por eso que  les dice a los jóvenes franceses que van a tener más oportunidades en el 2030, en Francia, si hoy buscan una carrera en el extranjero, si abrazan la mundialización, en vez de buscar un trabajo en París”.

Anjuli dio su charla en un traje tradicional hindú amarillo, precioso, y para cerrar,  le dijo a su audiencia parisina: “imagínense en el 2030 dando una charla en India con su tradicional traje gris-negro-gris- negro “… a lo que la audiencia respondió con una carcajada general. Nada mejor que el humor para hacer que una idea llegue. Ojalá les haya llegado a ustedes también.

Por Michelle Lorena Hardy – Chicadelpanda.com

Engaña a tu cerebro

¿Qué hace genios a los genios? Pregunta Omar Villalobos, y luego te ríes y te vuelves a reír. Es que así es su charla de TedX México DF … ¡Sácale la lengua al de al lado! Que no te va a pasar nada.

Solo el 10% de lo que haces es consciente y el inconsciente controla todo lo demás. Eso ya lo sabemos, pero hay que aplicarlo. Vas manejando, se te mete una marca y ni cuenta te das. Hay que hablarle al inconsciente y según Freud, la única manera de hacerlo es con palabras altisonantes.

Tenemos que saber que el cerebro: sigue indicaciones (sin discriminar, no importa quién se las dé), pero no órdenes (la diferencia entre una y otra es el tono de voz); que la primera información que recibe en la vida  sobre algo lo toma como real; que  interpreta lo que quiere de la información que recibe; y que no distingue entre fantasía y realidad.

Él pone como ejemplo a Dalí, que cuando tenía 7 años, su mamá le dijo, cuando le enseñó un dibujito de  primer grado, (imagínate que tu mamá te diga esto cuando vas a enseñarle un dibujito del colegio): pintas como solo los dioses lo saben hacer. Dalí tenía el autoestima muy alta, y cuentan que cuando llegó a New York para exponer por primera vez en el MOMA, respondió al tipo de la aduana -cuando le preguntó que si traía algo de valor- lo siguiente: Todo lo que ve mientras se señalaba a sí mismo de arriba a abajo con la mano.

La única diferencia entre los genios y la gente mediocre es que creen en ellos cuando nadie más cree en ellos, dice Omar Villalobos. Así que engaña a tu cerebro, todo el mundo lo hace: lo engaña la televisión, lo engaña la mercadotecnia, lo engaña la historia, lo engaña tu padre y tu madre. Engáñalo tú.

Eso me recordó a mi hija, que el día de su cumpleaños número ocho me dijo: ¿No crees que en cada cumpleaños estoy más bonita? Mmmmm… tardé unos segundos en responder, mientras pensaba, la gente va a creer que es una pretenciosa,pero me acordé que ya pronto vienen esos años adolescentes en donde probablemente va a dudar de sí misma, así que decidí responderle ¿Y tú no crees que cada año me veo yo más bonita también?

Por: Michelle Lorena Hardy – Chicadelpanda.com

Nuestras poses moldean quiénes somos

Vi una charla en Ted.com que no quería compartir con ustedes. Iba a ser mi secreto, porque ¿y si me descubrían? Es que esa charla es sobre engañar. Pero no a los demás, aunque eso sale como efecto secundario. Es sobre engañarse a uno mismo. Amy Cuddy, la charlista, dice que nuestras poses moldean quiénes somos.

El poder siempre se ha relacionado en el reino animal con expansión del cuerpo, como cuando un gorila sube sus brazos. Lo mismo sucede con los humanos. Por ejemplo, cuando triunfamos en una competencia, casi siempre levantamos los brazos. Así mismo, las personas que tienen poder, tienen un lenguaje corporal diferente a las que no lo tienen.

Sin embargo ¿es posible que el cuerpo engañe a la mente? Es decir, que si adoptamos una pose poderosa, como la de la Mujer Maravilla, por ejemplo ¿Nos engañaremos a nosotros mismos, convenciéndonos que somos poderosos? Según los resultados de su investigación, sí es posible. Si adoptamos por dos minutos al día una posición poderosa, nos convenceremos de nuestro poder.

Cuddy dice que este conocimiento es fundamental para las mujeres, quienes permanentemente se sienten menos poderosas que los hombres. Yo añado que es muy interesante que una de las posiciones de falta de poder que ella pone como ejemplo, sea  cruzar las piernas, que es la usual posición que nos enseñan a las mujeres para vernos elegantes y bonitas ¿Casualidad?

Cualquier otra pose que haga que uno se vea más pequeño, como agachar la cabeza, encorvarse, o estar metido de cabeza en el teléfono inteligente haciendo todo lo anterior, son de falta de poder. La peor posición es agarrarse el cuello, pues quiere decir que incluso estás tratando de protegerte.

La semana pasada mi hija de casi ocho años llegó muy perturbada por un drama de niñas en el colegio, que no parecía grave. Sin embargo, la escuché atentamente y traté de ayudarla con el típico discurso de mamá. Nada. Así que le dije que la próxima vez que esa niñita viniera con otra antipaticada, que le hablara “así” (y me puse en la pose de la Mujer Maravilla). “Así, párate, así “,  y la hice que adaptara la misma pose que yo. Lo hizo, dejó de llorar y hasta sonrió.

Al final de la charla, Cuddy recuerda que ellos habían empezado la investigación pensando que las personas podían engañarse a sí mismas hasta lograr hacer lo que querían (fake it until you make it) , pero que terminaron con un paso más adelante, convencidos de que tambíén podían engañarse hasta convertirse en lo que querían (fake it until you become it).

Aquí les dejo el link a la charla, véanla que es muy inspiradora, sobretodo por la historia personal de Cuddy.  Con subtítulos en español: Your body language shapes who you are

Por: Michelle Lorena Hardy – Chicadelpanda.com

El fracaso inteligente

Smart failure for a fast – changing world o fracaso inteligente para un mundo rápidamente cambiante, es el título de la charla de Eddie Obeng que me recordó la película La familia del futuro (Meet the Robinsons) de Disney, en que una familia de genios aplaude a cualquiera de sus miembros cada vez que fallan en un invento. ¡Bravo! ¡Así se falla! Le decían todos a un sorprendido Lewis, el niñito protagonista.

Algo así debería hacerse con los empleados de una compañía que se atreven a hacer algo diferente y fallan. Obeng dice que en vez de despedirlos, debería ser ¡pizza para todos!  En la actualidad, aunque todos los CEOs buscan creatividad, cuando los empleados oyen decir eso a sus jefes,  lo que escuchan es “si haces cosas locas y sale mal, te boto” y  eso hace que no estemos aprendiendo a la misma velocidad en que suceden los cambios. En sus palabras  the pace of change overtakes the pace of learning, la velocidad de los cambios va más rápido que nuestra capacidad de aprendizaje, porque la misma está frenada por el miedo a fallar cuando se buscan soluciones innovadoras.

La charla de Obeng está en sintonía con un documental  argentino  que vi hace poco llamado La educación prohibida, en que se propone que el método tradicional de estar sentado escuchando al profesor está totalmente  desactualizado y desconectado del mundo exterior, ergo, no le da la educación a nuestros hijos que ellos necesitan. ¿Y qué podemos hacer? Pienso que debemos cambiar el paradigma de quién tiene la información, o de que hay solo una manera de hacer las cosas. Nosotros los padres  tenemos algunas respuestas, pero esas podrían ser respuestas correctas para el mundo de antes, no para el de ahora. En caso de certeza, mejor dudemos y escuchemos lo que otros, especialmente los más jóvenes, tienen que decir.

Les recomiendo, tanto la charla de Eddie Obong   Eddie Obeng – Smart failure for a fast changing world  como el documental de la Educación Prohibida que les dejo más abajo.

Por: Michelle Lorena Hardy – Chicadelpanda.com –

Antes de morir quiero…

“Me parece que es fácil dejarse atrapar por el día a día y olvidar lo realmente importante para uno”. 

Candy Chang

Candy Chang es una artista interesada en averiguar sobre su propia comunidad, en la creencia de que muchos de sus integrantes  pueden ayudarse mutuamente. Entre sus proyectos  está el de haber convertido en un pizarrón gigante una casa abandonada cerca de donde ella vivía. La idea era que la gente completara la frase Antes de morir quiero … , y para ello puso tizas al lado de la pared para que pudieran escribir. Ya el primer día se había llenado toda, y poco a poco el proyecto se extendió (a través de otras personas, que querían repetirlo en sus propias comunidades), a sitios tan lejanos de la pared original – en New Orleans – como Argentina o Australia.

 En su charla de Ted.com dice:  

“Dos de las cosas más valiosas que tenemos son el tiempo y nuestras relaciones con otras personas. En nuestra era de distracciones en aumento, es más importante que nunca encontrar las formas de conservar la perspectiva y recordar que la vida es breve y delicada. La muerte es algo de lo que a menudo evitamos hablar, o incluso pensar, pero me he dado cuenta que preparanos para la muerte es una de las cosas que nos confieren más poder. Pensar sobre la muerte clarifica tu vida”. 

Estoy de acuerdo con ella cuando dice que “pensar sobre la muerte clarifica tu vida”. Y para ello, hay que hacer tiempo para pensar, simplemente pensar, bajándose de la corredora, y desconectando el cable del enchufe.

Por: Michelle Lorena Hardy – Chicadelpanda.com

Link a la charla: Candy Chang , Before I die I want to…