Aplausos por favor

Hace unos años, cuando mi hija mayor cuando tenía 2 años y vivíamos en Guadalajara, México, le escribí lo siguiente:

Hace unos días nos trajeron la mudanza y tú has estado feliz porque ahora tienes  de nuevo tus juguetes. Decías: ¡Mira papi los juguetes, muchos juguetes!   Cada vez hablas más, y te encanta decir ¡Excelente, perfeetto!

Por otro lado, como nosotros te aplaudimos y te decimos ¡Muy bien!  cada vez que vas al baño, tú haces lo mismo con nosotros, aplaudes y nos dices: ¡Muy bien papi! Muy bien mami!

Por Michelle Lorena Hardy  –  Chicadelpanda.com